Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un viejo ángel extraterrestre

El mundo de la música y del cine se despide de un artista irrepetible a través de las redes

David Bowie y Mick Jagger interpretando 'Dancing in the Street' en los ochenta. Ampliar foto
David Bowie y Mick Jagger interpretando 'Dancing in the Street' en los ochenta.

"Bowie ha sido para Gran Bretaña lo mismo que Elvis para Estados Unidos. Él cambió radicalmente el carácter de U2”. Con estas palabras Bono ha querido dejar bien claro la importante influencia que David Bowie ha tenido en su carrera. “El planeta Tierra está triste”, sentenció el cantante irlandés en un tuit tras enterarse del fallecimiento del gran camaleón que, en opinión del líder de U2, ha dejado un legado de músicas y letras rompedoras de casi medio siglo.

“U2 le debe mucho”, reconoció abiertamente Bono en 2010, en una entrevista a la revista Rolling Stone. “Él nos presentó en los Hansa Studios de Berlín, donde pudimos colaborar con Brian Eno”. La banda de Dublín y otros grupos como Depeche Mode, Snow Patrol y R.E.M. entraron en Hansa gracias al trabajo rompedor que Bowie había desarrollado en esos estudios en los años setenta.

La nostalgia se ha apoderado de cuantos amaron a Bowie pero, especialmente, de aquellos que lo trataron. En la larga lista de artistas que han querido rendirle homenaje figuran Paul McCartney, Madonna, J. K. Rowling o Kanye West. Algunos lo conocieron bien y para otros fue solo un “ángel extraterrestre”, como lo llama la joven cantante Lorde.

Annie Lennox y David Bowie, en 1992. ampliar foto
Annie Lennox y David Bowie, en 1992.

La cantante y activista Annie Lennox también ha dejado constancia de su dolor por la pérdida del intérprete en Facebook. “Nuestro paisaje interior, personal y colectivo, ha cambiado y estamos tratando de asumirlo”, escribe la creadora, que hace tres meses revisó viejos himnos contra la esclavitud en su álbum Nostalgia.

“Nadie existe para siempre y parece que nuestro elegante caballero era muy consciente de que su último capítulo mortal estaba a punto de concluir. Blackstar fue su regalo de despedida”, añade Lennox.

Para Martin Scorsese, quien dirigió a Bowie en la película La última tentación de Cristo, “fue uno de esos extraordinarios artistas que aparecen solo excepcionalmente”. “Hay una canción de su álbum Low [1977] titulada Speed of Life y esa es la velocidad a la que se parecía moverse. Su música, su imagen y su enfoque siempre estaban cambiando, siempre en movimiento, y con cada cambio ha dejado una profunda huella en la cultura”, afirma el director.

La cantautora neozelandesa Lorde le ha escrito una carta en su Facebook en la que intenta contar lo que “él era para todos nosotros”. “Era un trozo de seda brillante que podíamos estirar o doblar hasta hacerla pequeña y guardarla dentro de nosotros cuando lo necesitábamos”.

La autora de Pure Heroine conoció a Bowie hace un par de años y en su misiva relata el encuentro “con su héroe”. “Nunca he conocido a uno de mis héroes que me haya gustado (…) David era diferente. Creo que esos breves momentos con un viejo ángel extraterrestre del Rock&Roll en un perfecto traje gris me anunciaron mi próxima vida. Me di cuenta de que estaba orgullosa de mi propia rareza espinosa, porque él estaba orgulloso de la suya”.

Frente a las sentidas palabras de Lorde otros, como Mick Jagger, que compartieron más de un momento con el polifacético artista, han sido más escuetos. “Los Rolling Stones están sorprendidos y profundamente entristecidos al enterarse de la muerte de nuestro querido amigo David Bowie. Además de ser un hombre maravilloso y amable, fue un artista extraordinario y verdaderamente original”, dice la banda en un comunicado. Jagger y Bowie colaboraron en 1985 en el sencillo Dancing in the Street.