Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Metadona

Somos un país de drogotas. Sales a caminar por el parque a primera hora y te cruzas con gente que acaba de consumir o que está a punto de hacerlo

Las campañas electorales excesivas generan tolerancia y adicción, igual que las drogas. Se arrepiente uno de consumirlas, pero necesita cada vez una dosis mayor. Si ayer asistimos a un debate, mañana necesitaremos dos, y pasado, además de esos dos, una porción de demoscopia que nos ponga al día de la intención de voto o de la valoración de los candidatos. Me voy a quitar de la campaña, le oí decir el otro día a alguien en el metro. Parecía, por su expresión, que se iba a quitar de la heroína. Ya en el cuarto de baño, por las mañanas, tanto si trabajas como si no, empiezas a pensar en las raciones de propaganda que te vas a meter a lo largo del día. Hay quien empieza al levantarse, con algún programa de la tele, y hay quien consigue resistir hasta los primeros telediarios de la noche, pero no se sabe de nadie que se vaya a la cama sin las imágenes de los cuatro líderes macho en la cabeza. Ver o escuchar a cualquiera de ellos proporciona ese tipo de paz del primer cigarrillo o del primer café, por no hablar de sustancias más adictivas.

Tengo la suerte de currar en casa y de que puedo ponerme un mitin cuando quiera en el ordenador. Si me ganara la vida en una fábrica, iría de vez en cuando al baño y me conectaría con el móvil a las noticias para ver si la campaña y El Corte Inglés siguen en pie. Somos un país de drogotas. Sales a caminar por el parque a primera hora y te cruzas con gente que acaba de consumir o que está a punto de hacerlo. Puedes distinguir por sus caras de satisfacción o de ansiedad a los primeros de los segundos. Me pregunto qué haremos después de las elecciones, que están a la vuelta de la esquina, aunque siempre nos quedará Cataluña, que no coloca tanto, pero alivia el mono, como la metadona.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS