Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

No se puede esperar

El Gobierno debe explicar sus planes contra el terrorismo del ISIS

Imagen silueteada de Mariano Rajoy durante su visita a Sevilla, el 24 de noviembre.
Imagen silueteada de Mariano Rajoy durante su visita a Sevilla, el 24 de noviembre. REUTERS

La marcha atrás del Gobierno respecto al apoyo a Francia en su lucha contra el terrorismo del autodenominado Estado Islámico (ISIS) ha llevado a que algunos líderes políticos opten por el silencio o la ambigüedad sobre el asunto hasta que pasen las elecciones generales. Algo que no se merecen los ciudadanos, que tienen derecho a conocer las propuestas concretas de los partidos antes de votar.

Los casos más flagrantes son los del presidente del Gobierno y varios de sus ministros, que no quieren darse por aludidos por los mensajes enviados por el embajador francés e incluso por su primer ministro, Manuel Valls, afirmando que están esperando el ofrecimiento de ayuda española. La posición actual de Mariano Rajoy es que descarta ofrecer apoyo militar a Francia antes de las elecciones del 20 de diciembre y que si recibiera una petición concreta antes de esa fecha reuniría a los partidos para consensuar la respuesta y luego votarla en el Congreso de los Diputados. El líder de la oposición, Pedro Sánchez, ha aceptado en silencio la estrategia del Ejecutivo.

Este periódico siempre ha defendido el diálogo y el consenso como fórmula para afrontar los principales problemas de España. Sin embargo, esa voluntad de acuerdo no debe servir de excusa para escatimar a los ciudadanos la posición de los candidatos a la presidencia del Gobierno sobre un asunto de tanta gravedad e importancia; es ante estas situaciones cuando se sabe si un político tiene capacidad, visión estratégica y fuste para ocupar el puesto para el que pide el voto.

Una cosa es utilizar de forma partidista el drama del terrorismo y otra, igualmente reprochable, acordar un pacto de silencio entre algunas fuerzas políticas frente a las decisiones que deberá tomar, antes o después, nuestro país.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, firmará el jueves el Pacto Antiterrorista rubricado en su día por el Partido Popular y el PSOE. Sería deseable que las tres fuerzas políticas aprovecharan la ocasión para explicar a los españoles si defienden o no sumarse —y de qué forma— a la gran coalición internacional que está conformando el presidente francés, François Hollande. Si hay una posición común, que la expliquen; si no, que cada uno exponga sus opiniones, como es habitual en cualquier Estado democrático, haya o no elecciones a la vista.

Nadie duda a estas alturas de que España tiene que desempeñar un papel destacado en la lucha contra el terrorismo del ISIS. No hay que olvidar que hemos sido la principal víctima europea del yihadismo y que ocupamos la frontera sur de Europa. Y, además, somos uno de los socios importantes de la Unión Europea y miembro de la OTAN.

Parece más razonable sumarse a estas acciones políticas y de defensa desde el principio y participar en su elaboración. Sería un error arrastrar los pies o mirar para otro lado hasta después de las elecciones. Los españoles quieren conocer las propuestas de los candidatos presidenciales sobre terrorismo, igual que las recetas para crear empleo, regenerar la vida política o reformar el marco de convivencia democrática.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.