Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julia Roberts: “A veces pienso qué hago aquí”

La novia de América regresa a la pantalla grande con ‘El secreto de sus ojos’. Cansada del bullicio de Hollywood, la actriz prefiere su vida en el hogar

Julia Roberts, en la entrega de los premios del sindicato de actores.
Julia Roberts, en la entrega de los premios del sindicato de actores. Wireimage

A Julia Roberts no le gustan las entrevistas. Se muestra tan gélida en su lenguaje corporal como frío está el gran salón del hotel Fairmont Miramar en el que la estrella y ganadora de un Oscar cumple su cometido dentro de la maquinaria de Hollywood. Fuera está el mar, la cálida playa de Santa Mónica, y sus seguidores esperando verla para sacarse un selfie junto a una de las actrices más conocidas y veneradas. Algunos son fans de los de antaño y buscan un autógrafo de la novia de América, de la Pretty Woman con La sonrisa de Mona Lisa. Sin embargo, a su llegada al hotel, Roberts, 48 años, apenas les dedica una de sus famosas sonrisas. Durante la entrevista permanece con los brazos cruzados, educada pero deseosa de volver a su casa, con su esposo y con sus hijos, lejos del bullicio de Hollywood. Si es así, ¿por qué sigue haciendo cine? "A veces pienso qué hago aquí. De hecho, cada vez me tomo más tiempo entre película y película. Como me lo piense más...", deja la frase sin acabar anticipando sin decirlo ese posible final a una carrera triunfal. "Pero tengo la suerte de que cuando siento un impulso creativo que me llama fuera de casa encuentro oportunidades cinematográficas que no quiero desaprovechar", concluye.

En esta ocasión, la oportunidad se llama El secreto de sus ojos. Al menos Roberts es honesta y es la primera en comentar que nunca se le había pasado por la cabeza que se pudiera hacer una adaptación de la película argentina de Juan José Campanella. No conocía la cinta original ganadora del Oscar en 2010. Cuando la vio pensó que era brillante, pero eso no la amilanó a la hora de montarse su propia versión: "Eso es lo divertido de ser actor, plantearte lo implanteable". "No bebimos de ella, la vaciamos. Cogimos el concepto y jugamos duro con él", recuerda de su adaptación de la película de suspense. Cuando le propusieron la idea y Billy Ray se encargó del guion y la dirección, Roberts se enfrentó al reto de unir a dos personajes de la película original en uno. El papel estaba pensado para un hombre pero ella, una de las mujeres más poderosas de esta industria y la primera en superar los 23 millones de euros de sueldo por película, lo cambió de sexo.

Pregunta. Parece mentira que tras los años que lleva en esta industria tenga que encontrar el mejor papel para una mujer en un trabajo escrito para un hombre.

Respuesta. ¿Me está diciendo que soy una vieja gloria? (Risas)

P. No, pero en dos años le doblará la edad a Jennifer Lawrence, alguien que, como ya demostró usted hace años, puede cobrar tanto o más que un hombre.

R. La mayor ironía es que es una pregunta que siempre me hacen mujeres. Lo que me parece importante de esta conversación es que ayude a la reflexión. El peligro, sin embargo, es que impulse a perpetuar la diferencia porque, hombres o mujeres, no somos más que actores.

P. ¿Cree que ha existido algún avance por la igualdad en estos años? ¿Igualdad salarial? ¿De oportunidades?

R. No trabajo lo suficiente como para que mi opinión importe en este tema. Sería injusto por mi parte hablar de dinero. Además, es imposible dar una respuesta satisfactoria porque más que hablar de hombres y mujeres habría que hablar de trabajos. Se le paga a alguien por lo que hace y por cómo lo hace. Punto.

Las gafas de pasta más grandes que su rostro y la camisa de lunares abrochada hasta el cuello con una lazada le dan cierto aire de estricta gobernanta. A principios de esta década su fortuna se cifraba en 131,5 millones de euros. Sus deseos son órdenes en Hollywood y de ahí otro de los grandes cambios del guion de El secreto de sus ojos: a petición de la actriz, su personaje pierde a su hija, una vuelta que dio otro giro a este thriller. La contratación de su marido, Danny Moder, como director de fotografía en esta cinta también fue idea de la intérprete. Es la séptima vez que trabajan juntos desde que se conocieron en el rodaje de The Mexican (2001). Dos años más tarde se habían casado. "Trabajar con él cambia mucho las cosas", confiesa. "En escenas altamente emocionales como las que tengo en esta película es agradable contar con una cara amiga. Junto a él trabajo mejor. Me siento satisfecha porque él es muy bueno en lo que hace", añade.

Para Roberts el paraíso está a unos cuantos kilómetros al norte de donde se encuentra promocionando la cinta, en su casa de Malibú donde protege su intimidad como si fuera un castillo. Sin embargo, no puede evitar la sonrisa que la hizo famosa al hablar de sus hijos Henry, de 8 años, y los gemelos Hazel y Phinnaeus, de 10.

P. ¿Se dan cuenta de lo famosa que es? ¿De quién es Julia Roberts?

Julia Roberts, en los Globos de Oro de 2014. ampliar foto
Julia Roberts, en los Globos de Oro de 2014. Wireimage

R. Mis hijos saben quién soy. De la forma más clara, perfecta y apropiada. Conocen mi trabajo y mi nombre pero en ocasiones también lo distinguen de quien soy de verdad y si alguien les pregunta si su madre es Julia Roberts puede que te digan que no.

P. ¿Cómo es la Julia Roberts de andar por casa? Recientemente George Clooney la definió por su elegancia.

R. ¡Me tendrían que ver de mañana, recién levantada y con una pila de platos por fregar! Con tres niños la comodidad y lo práctico prima sobre el estilo. Tenía una hermosa colección de libros hasta que me di cuenta que es mejor compartirlos que guardarlos como recordatorio de lo que has leído. Lo único que colecciono son Legos y no creo que eso puntúe.

P. ¿Y en la cocina? ¿Quién manda?

R. Me encanta cocinar. No necesariamente en el día a día para los cinco, pero sí cuando viene alguien y puedo probar nuevas recetas. Comemos todo lo que plantamos en el jardín, tomates, lechugas, aguacates. Huevos de nuestras propias gallinas. A mi marido le encantan las coles de Bruselas que preparo.

P. ¿Es ese el secreto de Julia Roberts?

R. No sé si hay algún secreto. Al menos que yo sepa. Somos una familia que vive unida bajo el mismo techo y que comparte los mismos valores. Trabajamos en una gran industria que no tiene nada que ver con nuestra vida diaria. De ahí que el ritmo de trabajo que llevo ahora encaja tan bien con mi vida cotidiana, dejando pasar el tiempo suficiente entre películas como para que eche todo esto de menos. Pero sí, realmente tengo que echarle ganas cada vez que vuelvo.