Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hola

Un estudio realizado a 41.000 mujeres y hombres sin pareja ha concluido que el 64% de ellas, tras escuchar el 'Hello' de Adele, siente el deseo de llamar a su ex para tratar de volver

Adele, en la ceremonia de los Oscar 2013.
Adele, en la ceremonia de los Oscar 2013. Getty

Un estudio realizado a 41.000 mujeres y hombres sin pareja ha concluido que el 64% de ellas, tras escuchar el Hello de Adele, siente el deseo irrefrenable de llamar a su ex para tratar de volver a estar juntos. Entre ellos, solo el 17% siente esa pulsión. Como debo ser la única persona del mundo que no ha escuchado esa canción entera, he ido a Google a buscar la letra. La he leído con extrema atención mientras sonaba Israelites de Desmond Dekker. Tras la segunda lectura me han entrado unas ganas tremendas de llamar y pedir que me instalen la fibra óptica.

Preocupado por la falta de empatía con las palabras de Adele, he ido a Youtube y me he unido a los cientos de millones de humanos que han visto el vídeo. Dos minutos y ya estaba pensando en qué iba a cenar. Como el protagonista de Postales de invierno de Ann Beattie, siempre ando preocupado por qué voy a comer. Lo dice alguien que hoy se olvidó de desayunar.

Al borde de la desesperación he recordado que, según el estudio y como hombre que soy, debo recibir la llamada de una ex, no llamar yo. Así, me he sentado a esperar que alguna escuche la canción y marque mi número. Mientras, las imaginaba a todas mortificándose por la oportunidad perdida conmigo. Todas con kilos de más, maridos unicelulares, niños gritones y suegras desdentadas. Todas en pisos mal distribuidos en barrios mal comunicados. Entonces, ha sonado el teléfono. Eran los de la fibra óptica. Les he pedido que vuelvan conmigo. Han dicho que ellos no hacían portabilidad. Pero me han pasado el número del departamento que se encarga de (h)ello.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Xavi Sancho

Forma parte del equipo de El País Semanal. Antes fue redactor jefe de Icon. Cursó Ciencias de la Información en la Universitat Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS