Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUEGO DE LA CIENCIA

El decreto del rey machista

Deseando que en su reino hubiera una clara mayoría de varones, un rey emitió un decreto según el cual las mujeres debían dejar de procrear en cuanto tuvieran una niña…

Imagen de la famosa conferencia de Solvay de 1927, con Marie Curie como única mujer entre científicos como Albert Einstein, Max Planck, Paul Dirac, Niels Bohr o Erwin Schrödinger. Ampliar foto
Imagen de la famosa conferencia de Solvay de 1927, con Marie Curie como única mujer entre científicos como Albert Einstein, Max Planck, Paul Dirac, Niels Bohr o Erwin Schrödinger.

En la tarea de selección de Wason propuesta la semana pasada, solo es necesario dar la vuelta a la carta del 8 y a la de dorso marrón. No es necesario dar la vuelta a la carta del 3, pues aunque su dorso fuera rojo (o azul o amarillo) la regla no quedaría refutada, pues no nos dice que solo los números pares tienen el dorso de un color primario. Y, por la misma razón, tampoco hace falta dar la vuelta a la carta de dorso rojo, pues aunque en el anverso hubiera un número impar la regla no resultaría invalidada. Sin embargo, si en el reverso del 8 hubiera un color no primario o en el anverso de la carta marrón hubiera un número par, se incumpliría la regla.

La tarea de Wason tiene más interés por sus implicaciones psicológicas que como acertijo propiamente dicho. Cuando se propone como mero acertijo lógico descontextualizado, con naipes o cartulinas, hay menos acertantes -y titubean más- que cuando se plantea una variante que implique relaciones interpersonales o cuestiones morales. Se han dado diversas explicaciones al curioso hecho de que la tarea de Wason descontextualizada (tal como se planteó la semana pasada) resulte más difícil de resolver que sus variantes “humanizadas”. Según Evans y Lynch, en un primer momento del pensamiento abstracto se produce un “sesgo de emparejamiento” (matching bias) que nos inclina a seleccionar los elementos mencionados en el enunciado.

Vamos a comprobarlo. Resuelve mentalmente y en pocos segundos los siguientes acertijos:

Un ladrillo pesa un kilo más medio ladrillo, ¿cuánto pesa el ladrillo?

Una botella y su tapón valen un euro y diez céntimos, y la botella vale un euro más que el tapón, ¿cuánto vale la botella?

Y hablando de tareas de selección y sesgos de emparejamiento, había una vez un rey que, deseando que en su reino hubiera mayoría de varones, emitió un decreto según el cual todas las parejas podían tener los hijos que quisieran mientras fueran niños, pero en cuanto tenían una niña ya no podían seguir procreando. De este modo, pensó el rey, habría familias con varios niños pero ninguna con más de una niña, con lo que la proporción de varones aumentaría notablemente.

¿En qué medida logró su propósito el rey machista?

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información