Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Desdivorcio’

La nostalgia ochentera y noventera nos persigue hasta hacernos creer que Sean Penn y Madonna han vuelto

Madonna y Sean Penn en Los Ángeles en 1986.
Madonna y Sean Penn en Los Ángeles en 1986.

El ansia por la nostalgia y el "cualquier tiempo pasado fue mejor" nos corroe de tal manera que a algunos todavía les gustaría encontrarse por la calle con Jesulín de Ubrique y Belén Esteban de la mano, como en sus tiempos mozos. Pero ha llovido tanto, tanto desde aquello, que sería más fácil en estos días (¿no nos estamos excediendo?) encontrarse con Marty McFly bajándose del DeLorean en la plaza del pueblo.

La nostalgia ochentera y noventera nos persigue hasta hacernos creer —y desear un poquito— que Sean Penn y Madonna han vuelto. Apenas es un rumor en unos cuantos tabloides del que algunos se han hecho eco, pero ¡qué ganas! Nos da igual cómo acabaran hace 25 años: si tirándose (metafóricamente, por favor) los platos a la cabeza, si con el corazón partío o si hartos del zumbador enjambre mediático que les rodeaba. Y eso que entonces no había Twitter.
El actor ha estado estos días en dos conciertos de su exmujer. Y algunos ya hablan de amor, brillo en los ojos y claros retornos, aunque es posible que el único retorno sea el de la hombrera y el exceso de colorete, con suerte. Pero el drama y el revival gustan tanto con un bol de palomitas en el regazo…

Si Penn no hubiera estado casado durante casi 15 años con otra mujer y Madonna durante ocho con otro hombre (minucias…) podrían seguir el ejemplo de Khloé Kardashian y Lamar Odom. Ahora, la pequeña de las tres hermanísimas ha decidido no divorciarse, pese a que su separación llevaba en el juzgado casi dos años. Quieren desdivorciarse, o lo que sea eso, y darse otra oportunidad. A veces la lentitud de la justicia puede darte una alegría.