Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pasarela de ciencia ficción

Los diseñadores de Alvarno, ganadores del premio a la mejor colección, y Juan Vidal elevan el nivel de la Madrid Fashion Week

Desfile de Juan Vidal, en la Semana de la Moda de Madrid.
Desfile de Juan Vidal, en la Semana de la Moda de Madrid. Luis Sevillano

Los desfiles de Juan Vidal y Alvarno emergieron, en la última jornada de la Madrid Fashion Week, como una fuente de bebida isotónica tras una maratón. Después de tres días en los que incluso los diseñadores más relevantes demostraron estar estancados en sus grandes éxitos, Vidal exhibió una cualidad tan necesaria como rara en la pasarela española: el afán de superación. Cierto que resulta más fácil evolucionar cuando se trata de la quinta colección –como es su caso- que la número 15. Pero la ambición creativa resulta vital ya se trate de veteranos o noveles.

Desfile de Alvarno con las propuestas para la primavera- verano de 2016.
Desfile de Alvarno con las propuestas para la primavera- verano de 2016.

Inspirados en siluetas de los años treinta y cuarenta, los trabajados patrones del diseñador valenciano armaban piezas de apariencia sencilla y relajada. “He visto muchas grabaciones estadounidenses de fiestas en la piscina durante la época dorada de Hollywood y me encanta la forma tan chic y a la vez fácil con la que las mujeres se envolvían con pareos o combinaban faldas con biquinis”, explica. Por primera vez, Vidal ha desarrollado una línea de baño, pero la verdadera innovación de su propuesta reside en la investigación de materiales. El creador ha colaborado con una empresa textil de Alcoy, que está especializada en el acolchado de tejidos, para desarrollar un punto de seda elástico con el que compone tops y faldas tubo. Ha diseñado un encaje tricolor junto a un taller italiano y, como ya viene siendo habitual, los estampados florales que inundan las piezas de tafetán, chifon o PVC.

Una modelo luce las creaciones de la diseñadora María Escoté.
Una modelo luce las creaciones de la diseñadora María Escoté. EFE

En primera fila, observando semejante mascletá de color, se encontraba la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría. Era la primera vez que acudía a la Madrid Fashion Week. “Me ha gustado mucho. Es una experiencia bastante distinta a estar en el congreso de los Diputados”, bromeó tras la presentación. La popular escogió el de Juan Vidal de entre los 42 desfiles que integran el calendario oficial por tratarse, junto a Andrés Sardá, del último creador en recibir el Premio Nacional de Diseño.

La presentación de Alvarno, la firma capitaneada por Arnaud Maillard y Álvaro Castejón, también contribuyó a elevar la nota media de esta 62 edición de la Madrid Fashion Week. La prueba de ello es que recibió por tercera vez consecutiva el premio L’Oreal a la mejor colección de la temporada.

Pasarela de Alvarno.
Pasarela de Alvarno. Luis Sevillano

El dúo no descuida su marca pese a ocupar, de forma simultánea, la dirección creativa de la casa francesa Azzaro, propiedad del grupo andorrano Reig Capital, y con la que desfilan en París. Maillard confiesa, entre risas, que su vida “es un poco bipolar”. Una dualidad que se trasladó a la pasarela.

Sirviéndose de buenas dosis de sentido del humor, los diseñadores mezclaron sus exquisitos vestidos con prendas protagonizadas por Darth Vader. Disney y Lucas Entretaiment les han concedido una licencia para producir prendas oficiales inspiradas en algún personaje de la saga de George Lucas. Y los Alvarno se han lanzado a crear sudaderas y chalecos con la efigie de Anakin Skywalker dibujada por 8.000 cristales de Swarovski. Si ese es el lado oscuro, el luminoso está compuesto por plisados bicolores, chaquetones de muselina bordada y vestidos de cortes geométricos

El encuentro entre el caballero Jedi y el encaje podría haber terminado en hecatombe, pero Maillard y Castejón han conseguido salir airosos de semejante perturbación en la fuerza gracias a su talento y a su vestido final, concebido para satisfacer a ambas galaxias: una pieza en Jacquard que se iluminaba como si fuese el Halcón Milenario.

Vestido que se ilumina de Alvarno. ampliar foto
Vestido que se ilumina de Alvarno.

Lo único eléctrico que hubo en el desfile de María Escoté fue el color de las margaritas que preñaban todas sus prendas. La diseñadora asegura que está “empezando a vender muchas piezas de ceremonia” a través de su página web. Por eso, esta temporada, ha decidido olvidar sudaderas y mallas –antiguos bestsellers online- y centrase en los vestidos. Esos que sedujeron, a través de las redes sociales, a los estilistas de Rita Ora y Katy Perry. “Todavía seguimos vendiendo diseños gracias a la actuación en los MTV European Music Awards de 2013 en la que Perry apareció con una de nuestras creaciones”, cuenta. Tras este empujón mediático y seis años en la Semana de la Moda madrileña siente que es el momento de presentar sus colecciones en solitario. Hasta ahora, lo había hecho dentro de un formato llamado desfile doble: dos shows supuestamente más breves que uno estándar y separados por un pequeño descanso.

Su compañera de pasarela, Maya Hansen, también desea emanciparse y probar que su discurso va mucho más allá de los corsés, la prenda que le ha hecho famosa. En la tropical propuesta prèt á porter solo introdujo tres bustiers.

Los galardones de la marmota

Una pasarela de ciencia ficción

Alvarno ganó, por tercera vez consecutiva, el premio L’Oreal a la mejor colección de la Madrid Fashion Week. O dicho de otro modo, desde que, en septiembre de 2014, Arnaud Maillard y Álvaro Castejón debutaron en la semana de la moda madrileña con su firma, se han llevado todos los galardones. Antes que ellos, el valenciano Juan Vidal también recibió este reconocimiento en dos ediciones seguidas, justo las que precedieron al boom Alvarno. Que los cinco últimos premios se hayan repartido entre dos marcas confirma la calidad de estos diseñadores. Pero también dice algo sobre el resto de la pasarela.

“La fuerza nos ha acompañado. Y de cara a la próxima temporada debemos apoyar o apadrinar a un joven diseñador. Es justo después de este tercer galardón, compartir este apoyo”, contó Maillard.

El premio a la mejor colección consiste en un reportaje fotográfico gratuito en un medio especializado de tirada nacional.

La tinerfeña de 22 años Joana Sanz fue elegida la mejor modelo de esta edición. Con 17 años ganó el concurso Supermodel of the World de la influyente agencia estadounidense Ford, y desde entonces ha trabajado para firmas como Gucci y Jimmy Choo. Además de en las pasarelas, es conocida en el ámbito futbolístico por ser la pareja del jugador del Barcelona Dani Alves.

Más información

  • FOTOGALERÍA De un paraíso tropical a una galaxia muy lejana