Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Akon trae la luz

Akon trae la luz

Akon por Luiz Rampelotto/EuropaNewsWire.

El rapero, compositor, actor, productor y hombre de negocios Akon, nació en los Estados Unidos (San Luis, Misuri) pero se crió en el país de origen de sus padres, Senegal. Ahora, Aliune Badara Thiam, que es su verdadero nombre, se ha propuesto “iluminar el futuro de África y llevar esperanza a millones de africanos”. Al menos este es el nuevo lema que proclama el artista que quiere solucionar un problema que afecta al menos a 600 millones de africanos: la falta de energía eléctrica.

Estamos acostumbrados a ver a los famosos apoyando con su presencia y fotos causas solidarias, denunciando violaciones de derechos humanos o injusticias o convertirse en embajadores extraordinarios y de buena voluntad de todo tipo de campañas y organizaciones, pero Akon ha dado un paso más y ha lanzado un proyecto monumental llamado Akon Iluminando África (ALA, por sus siglas en inglés).

En 2007, el artista lanzó junto a su madre, Kine Gueye Thiam, la fundación Konfidence para empoderar a los jóvenes de Senegal, África occidental y los Estados Unidos a través de la promoción de la salud y la educación y la ayuda a familias empobrecidas. Además, madre e hijo sueñan con que a través de su trabajo benéfico un día conseguirán unir Senegal y Estados Unidos para construir el África del mañana.

En febrero de 2014, con el lanzamiento del proyecto ALA, el artista de origen senegalés ha dado un paso más y se ha implicado en el esfuerzo de abastecer a todos los hogares africanos con electricidad para el año 2020.

Dice Akon que el llamado a una mayor generación de energía para satisfacer las crecientes y enormes necesidades en África no es nuevo. Pero hasta ahora, las discusiones a menudo se centran alrededor de los grandes proyectos –nuevas plantas de energía o presas- y nunca queda claro quién se va a beneficiar de ellos y si la red de distribución es parte del mismo.

Por eso, ALA plantea un enfoque diferente. Su proyecto está diseñado para promover el crecimiento inclusivo y sostenible y se centra en proporcionar energía solar a través de micro redes a las comunidades rurales, que a menudo están lejos de las redes existentes.

La iniciativa también huye del modelo de negocio habitual en este campo: instalaciones subsidiadas por el gobierno u organismos internacionales y gestionadas por entidades comerciales. Luego los ciudadanos pagan el costo de la inversión a través de las tarifas eléctricas. En muchas partes de África, no se paga la energía consumida mensualmente sino que los contadores se recargan de manera similar a como se hace con los teléfonos móviles.

En asociación con fabricantes de paneles solares y otros, ALA se ha asegurado una línea de crédito de aproximadamente mil millones de dólares que le permite financiar sus proyectos a largo plazo.

ALA también está trabajando para reducir los costes de la energía a través de negociaciones con los proveedores y la investigación en unión con la Universidad de Columbia, entre otras asociaciones que está llevando a cabo.

Durante su primer año de funcionamiento, el proyecto ha facilitado la instalación de luces, paneles solares y otros equipos para proporcionar electricidad en un total de 480 ciudades y pueblos en 14 países de África. ALA también presume de que al mismo tiempo que proporciona electricidad está creando muchos puestos de trabajo en el continente.

Como parte central del proyecto, ALA ha abierto una academia de energía solar en Bamako, Mali, con el objetivo de formar personal que pueda producir este tipo de energía, ya que como Akon ha dicho. “tenemos el sol, tenemos tecnologías innovadoras para la electrificación doméstica y colectiva; lo que nos falta construir ahora es la experiencia africana. Esta es la misión que se nos ha encomendado. Hacemos más inversión en energía limpia, invertimos en capital humano. Podemos acelerar la transformación de nuestro continente facilitando la formación de ingenieros, técnicos y empresarios africanos cualificados”.

A pesar de todo esto, la iniciativa de Akon está muy lejos de cumplir sus objetivos: en África solo un 30 % de la población tiene acceso a recursos energéticos, frente al 80 % del resto del mundo. Más de 1,3 mil millones de africanos no tienen acceso a la electricidad.

Ahora, ALA trabaja para extender su programa a nuevos países.

Este proyecto encaja perfectamente dentro del Foro de la Energía Sostenible para Todos (SE4A), una iniciativa de Naciones Unidas para garantizar el acceso a la electricidad de todos los ciudadanos del mundo y a la que Akon se ha sumado.

Podemos escuchar uno de los temas del artista, Mama Africa, en una versión en directo.