Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El valioso patrimonio de Marujita Díaz

La artista, fallecida esta semana deja casas, muchos derechos de autor y una gran colección de joyas

La actriz y cantante Marujita Díaz.
La actriz y cantante Marujita Díaz. EUROPA PRESS

Marujita Díaz entró, el 22 de noviembre de 2013, en el plató de Sálvame Deluxe acompañada por dos guardaespaldas y más emperifollada que nunca. La actriz y cantante, fallecida la madrugada del pasado martes a los 83 años de edad, contó entonces que poseía uno de los joyeros más envidiables del mundo. “Pura charcutería fina”, subrayó con picardía. Los colaboradores del programa estaban dispuestos a averiguar si sus pendientes, collares, pulseras y anillos eran auténticos o simples piezas de fantasía. Así que invitaron a Antonio Nolasco, director del Instituto Gemológico de Madrid, para que analizara y valorara esas joyas ante las cámaras. El experto estimó que toda la pedrería que llevaba esa noche, una de las musas de la España cañí, valía unos 200.000 euros. Entre las piezas, destacaba un brazalete de rubíes y diamantes, que le regaló en los años cincuenta su primer esposo, a quien ella consideró el gran amor de su vida, el actor venezolano Espartaco Santoni (1937-1998).

“Teniendo en cuenta todos sus componentes, podrían pagar por él unos 120.000 euros”, dijo Nolasco. Ante esas revelaciones, Marujita Díaz se apresuró a aclarar: “Todo esto, y más. Lo guardo en una caja fuerte del banco, ¿eh?”. La mayor parte de sus joyas, contó, se las habían regalado sus amantes. “Otras las he comprado yo, porque se distinguir lo bueno. ¡Ay, es que las joyas son mi perdición!”, agregó la artista, que en sus apariciones públicas lucía muñecas, dedos, orejas y cuello retacados de alhajas.

Pero la intérprete de Banderita era dueña, además, varios pisos que alquilaba, de un chalet en Benalmádena (Málaga), de una finca en Marchena (Sevilla) y de su vivienda de Piedras Negras (“mi palacio”), decorada con cuadros de pintores como Joan Miró, en la exclusiva urbanización de Mirasierra (Madrid), casa que también le regaló Santoni. Allí pasaba sus días desde 1961 y, últimamente, en compañía de tres perros caniches, ademas de los amigos y familiares que la visitaban.

Jamás se quejó públicamente de falta de dinero. Incluso cuando, hace un par de meses, el Juzgado de Primera Instancia Número 41 la multó con más de 22.000 euros por haber llamado hace cinco años “alcohólico” al hijo de Juanito Valderrama, pagó al instante. Quien fuera una de las mejores amigas de Sara Montiel, tiene 32 obras cómicas y melodramáticas (películas y algunos capítulos de series de televisión, entre las que destacan La Revoltosoa o La Cumparsita) registradas en la AIESGE (Artistas e Intérpretes Sociedad de Gestión), cuyo monto por concepto de derechos es confidencial. “No revelamos las cantidades que recaudan nuestros socios, pero el porcentaje que les corresponde se calcula en función de la cadena donde se emite la película, si es protagonista o secundario, el horario y el índice de audiencia”, explica Fernando Neira, portavoz de dicha institución. Además Díaz tiene editados 40 discos de coplas, tangos, zarzuela, charlestón y baladas (con éxitos como Soldadito español o Si vas a París, papá). “Pero no revelamos las cantidades recaudadas por nuestros miembros”, dice tajante Bienvenida García, del departamento de socios de la AIE (Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España).

Marujita Díaz no tuvo hijoS. Falta más de una semana para que se abra el testamento que actualmente se encuentra en el Registro de Últimas Voluntades. Salvo sorpresa, su sobrina Reyes, hija de su hermana Emilia (fallecida en diciembre pasado), será la única heredera de la artista. Era ella quien la visitaba constantemente y, según los más allegados a la artista, la quería como a una madre.

Más información