Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto estratégico de los ingleses

Como inglés, quiero que Escocia siga unida a Inglaterra, que el Reino Unido permanezca en

la UE, una sociedad que combine eficacia con justicia social y la mayor libertad individual posible

Elecciones Reino Unido

Las decisivas elecciones generales de esta semana son las más europeas que han celebrado jamás los británicos. Con el papel fundamental que tienen los partidos pequeños y las diferentes situaciones políticas que hay en las diversas regiones o naciones del Estado, el resultado será probablemente un Gobierno de coalición o en minoría: algo terriblemente antibritánico y típicamente continental. Sin embargo, la consecuencia de estas elecciones tan europeas puede ser que Gran Bretaña se vaya de la UE y Escocia se vaya de Reino Unido. También puede suponer recortes drásticos en varias áreas del gasto público, más desigualdades, sobre todo en Inglaterra, y un deterioro aún mayor de nuestras libertades civiles.

Como votante inglés, me gustaría impedir esas cosas. Quiero que Escocia siga unida a Inglaterra, que Reino Unido permanezca en la UE, quiero una sociedad británica que trate de combinar la eficacia de una economía de mercado con la justicia social y la sostenibilidad medioambiental, y quiero que todos tengamos la mayor libertad individual posible siempre que sea compatible con la libertad de los demás. ¿Cómo se consigue todo eso? La mayoría de los editoriales preelectorales en la prensa británica han acabado por animarnos a votar a los laboristas o los conservadores, como en los viejos tiempos. Es evidente que los dos únicos que tienen posibilidades de llegar a primer ministro son David Cameron y Ed Miliband, pero para mí, elector inglés, la decisión de a quién votar es más complicada.

Para empezar, debo tener en cuenta las consecuencias que tendrá para el Gobierno que salga el voto de los escoceses, irlandeses del norte y, en menor medida, galeses, que tienen perfecto derecho a votar por sus propios motivos nacionales o (si así lo quieren) subnacionales. Con el triunfo casi seguro del Partido Nacional Escocés (SNP) en Escocia, las consecuencias serán inmensas. Si tuviéramos el sistema continental de representación proporcional, yo podría votar por el partido al que me sienta en general más próximo sabiendo que así ayudaría a incrementar su presencia en el Parlamento y las posibilidades de influir en el nuevo Gobierno. Eso es imposible con nuestro sistema, en el que el ganador se lo queda todo y que encaja mal con el tipo de política europea en el que ha caído Gran Bretaña últimamente.

En muchas circunscripciones inglesas, el votante no tendrá verdadera opción, porque son “escaños seguros” para el candidato laborista o conservador correspondiente. El otro día oí decir a alguien en la radio que le daba la impresión de que su voto nunca había contado para nada en 40 años. En las circunscripciones marginales que suelen decidir las elecciones, y que en esta ocasión serán probablemente lo que decidirá una serie de posibles permutaciones, suele haber la alternativa entre dos partidos, y quizá a uno no le gusta ninguno de los dos. Los votantes británicos estamos tan acostumbrados que se nos olvida lo poco aceptable que es este sistema. Pero la propuesta de reforma electoral que se presentó a referéndum en 2011 sufrió una derrota contundente, así que tendremos que arreglárnoslas con lo que hay.

Eso, a veces, significa votar con la cabeza y no con el corazón. Es lo que en Gran Bretaña se llama el “voto táctico”, en un tono ligeramente peyorativo. No obstante, el politólogo de Oxford Stephen Fisher calcula que casi uno de cada 10 electores británicos ha votado así alguna vez, un factor que influye en los resultados de alrededor de 45 escaños. Esta vez debemos ser más quienes lo hagamos, y debemos pensar que no es un voto táctico sino estratégico.

El corazón, a veces, debe dejar paso a la cabeza. Está en juego el centro de la propia Gran Bretaña

Algunas partes de ese voto estratégico son complicadas. Está claro que, por el bien de Inglaterra, si uno quiere que Escocia se quede en Reino Unido, debe querer que Reino Unido se quede en la UE. Porque, si los ingleses deciden marcharse de la Unión Europea, pero los escoceses deciden quedarse, la líder del SNP, Nicola Sturgeon, llamará a los escoceses a acudir a otro referéndum sobre la independencia. Brexit es el camino más directo hacia Scoxit. ¿Ahora bien, cuál es la mejor forma de evitar que Gran Bretaña se vaya? Los laboristas tienen una política europea más racional y constructiva que los conservadores. Pero no estoy nada convencido de que cinco años de un Gobierno laborista en minoría, débil, con una influencia palpable del SNP que alimentaría el resentimiento inglés, mientras los conservadores mantienen su unidad interna a base de criticar a Europa con la ayuda inestimable del nada escocés Sun, vayan a dejarnos en mejor posición para ganar el referéndum que sin duda acabará celebrándose tarde o temprano.

Otros aspectos son más sencillos. Según Paul Johnson, del Instituto de Estudios Fiscales, si los planes presupuestarios actuales de los conservadores se llevan a la práctica y siguen protegiendo el gasto en el Servicio Nacional de Salud, las escuelas y las pensiones, es posible que en los departamentos no protegidos haya recortes de “un extraordinario 41%” en los próximos años. Por supuesto que debe preocuparnos el nivel de deuda pública y privada de Gran Bretaña, pero esa situación sería una locura. Querría decir restringir partes de nuestro gasto público —basándose en un cálculo electoral innegable y por tanto buscando el voto de las mujeres y las personas mayores— y cargarse otras como los servicios sociales, la política exterior, defensa (excepto el Programa Trident), la cultura y las universidades. Si se hace realidad, el resultado no será un Estado neoliberal de mínimos (“como en los años treinta”), sino algo más parecido al logotipo de los Juegos Olímpicos de Londres: un espanto.

En muchas circunscripciones inglesas, el votante no tendrá verdadera opción

Puede que todas estas decisiones resulten difíciles, pero el mensaje general está claro: hay que votar con la cabeza. Es decir, si está usted en una circunscripción inglesa en la que el escaño está indeciso entre laboristas y conservadores, tenga presente que el Partido Laborista va a quedar diezmado en Escocia, de modo que, si le preocupa el equilibrio global en el Parlamento de Westminster, ese es un buen motivo para votar a su candidato.

Por el contrario, si reside en un distrito marginal que se juega entre conservadores y demócratas liberales, no desperdicie el voto dándoselo a los laboristas. Es importante que siga habiendo un núcleo duro de unos 35 parlamentarios centristas, capaces de entrar en coalición con el laborismo o los conservadores, o de influir en un Gobierno de minoría tanto de derechas como de izquierdas. Además, así tendrían aún la fuerza suficiente para izar la bandera parlamentaria en defensa de nuestras deterioradas libertades civiles, una cuestión ante la que los dos grandes partidos se han mostrado siempre indiferentes. Y los votantes del distrito de Pavilion en Brighton harían bien en votar por Caroline Lucas, a pesar de que su corazón sea laborista o demócrata liberal, para garantizar la presencia de al menos una parlamentaria verde en el Parlamento.

En resumen, los ingleses deben emitir un voto estratégico para asegurar la supervivencia del centro. Que esta vez no quiere decir solo el centro liberal de la política británica, sino de la propia Gran Bretaña.

Timothy Garton Ash es catedrático de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford, donde dirige en la actualidad el proyecto freespeechdebate.com, e investigador titular de la Hoover Institution en la Universidad de Stanford. Su último libro es Los hechos son subversivos: escritos políticos de una década sin nombre.
@fromTGA
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.