Ashley Judd, contra los ‘trolls’

La actriz presentará cargos contra los usuarios de Twitter que la acosan "La magnitud de violencia de género que he sufrido es absolutamente extraordinaria"

Ashley Judd durante el partido de baloncesto entre Kentucky Wildcats y Arkansas Razorbacks.
Ashley Judd durante el partido de baloncesto entre Kentucky Wildcats y Arkansas Razorbacks.ANDY LYONS (AFP)

“No le dé comer al troll es una regla básica en Internet, sobre todo para aquellos que usan las redes sociales y no quieren verse pisoteados por los insultos y comentarios mal intencionados. Ashley Judd, sin embargo, no la comparte. La actriz estadounidense, que actualmente está promocionando Insurgente (la segunda entrega de la saga Divergente), está cansada de los comentarios machistas y no está dispuesta a permitir que Twitter sea usado como una herramienta para acosarla.

La raíz del problema comenzó cuando la intérprete de El coleccionista de amantes tuiteó sobre el partido de baloncesto que estaba viendo entre el equipo de Kentucky y de Arkansas. Como cualquier otra seguidora del equipo de la Universidad de Kentucky decidió dar su opinión y escribió en su cuenta de Twitter que le parecía un juego sucio. El comentario desató innumerables respuestas entre las que abundaban calificativos despectivos como “zorra". “La magnitud de violencia de género que he sufrido es absolutamente extraordinaria, me voy a pasar el resto del día rellenando informes policiales en casa sobre la violencia de género que estoy sufriendo en las redes sociales", confesó Judd en el programa de televisión Today.

La actriz de 46 años, que además es activista por los derechos de las mujeres, reclama que “todas las personas tienen que hacerse responsables de lo que escriben, y no permitir que el acoso se vuelva costumbre en las redes sociales”. Y quiere tomar cartas en el asunto: “Yo voy a presentar cargos”. Para evidenciar algunas de las ofensas que recibió por “un simple comentario”, Judd compartió algunos de los mensajes en su cuenta, a los que respondió: “Solo expresé una opinión durante #MarchMadness. Y me llamaron zorra. Esto es violencia de género. No está bien”.

Su postura se suma a la de otras estrellas que han dejado de utilizar las redes sociales al ser objeto de abusos. Ya en el pasado la cantante Iggy Azalea aseguró que le parecía que esos medios de comunicación se habían convertido en algo “demasiado negativo”, mientras que Lena Dunham afirmó que había eliminado su cuenta de Twitter porque estaba intentando “crear un espacio emocional más seguro” para ella. La hija de Robin Williams, Zelda, también desapareció un tiempo de esta red social tras los comentarios vertidos después de la muerte de su padre.

En una reciente nota el CEO Twitter, Dick Costolo, escribió: “Queremos hacer frente a los abusos de los trolls en la plataforma y llevamos luchando contra esto varios años. Sin embargo, estoy avergonzado de lo mal que hemos enfrentado este problema. No hay excusa para ello”.

Judd no solo es actriz. La intérprete ha consolidado a lo largo de los años un perfil como activista política y social. En marzo de 2013 su nombre era uno de los más sonados para ser representante en el Senado por el partido demócrata de Estados Unidos. Y también ha publicado en el Daily Beast un artículo contra la hipersexualización femenina y la obsesión con su físico.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS