Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es (o era) el Villarrica, el volcán que acaba de despertar en Chile

Así es (o era) el Villarrica, el volcán que acaba de despertar en Chile

Chile duerme sobre una cama de volcanes. Y ayer se despertó con la nueva erupción de uno de ellos, el volcán Villarrica. La enésima y nunca última manifestación de fuego y lava en la segunda cadena volcánica más grande y de mayor actividad del mundo.

El Villarrica es un volcán majestuoso, de 2.400 metros de altitud, que domina el paisaje de Pucón, una de las zonas turísticas más importantes de la Araucanía chilena. Tuve la suerte de visitar Pucón y el Villarrica hace unos años y estoy seguro de que cuando acabe esta erupción –largamente avisada por el crecimiento de la actividad sísmica desde hace semanas y por tanto muy controlada para minimizar los daños humanos- terminará siendo un atractivo más de esta bellísima zona de Chile.

Como podéis ver en las fotos, el Villarrica es el volcán perfecto. Un volcán de libro o de dibujo de niño pequeño: con forma troncocónica, solitario y aislado en mitad de la llanura, con un cráter siempre humeante desde el que incluso en época durmiente salen destellos de lava incandescente y un glaciar de nieves perpetuas que abriga la cumbre como una bufanda de hielo.

A sus pies se formó un gigantesco lago de aguas azules y playas negras de cenizas volcánicas donde puedes bañarte, navegar o pescar. ¡Pucón es un paraíso para los amantes de la naturaleza!

De momento ha habido que evacuar a 4.000 personas y los habitantes de la comarca cruzan los dedos para que la furia del volcán no vaya a más. Cuando acabe la erupción os recomiendo encarecidamente incluir esta zona si vais de viaje a Chile. Hay un montón de posibilidades para el senderismo y el montañismo (una de ellas, la subida hasta el cráter del Villarrica que, por razones obvias, va a estar restringida un tiempo). En invierno (julio y agosto en el hemisferio austral) se puede esquiar en la estación que hay en las propias faldas del volcán. También se puede hacer rafting en el río Trancura –que desemboca en el lago Villarrica- o darte un baño relajante en algunos de los numerosos balnearios de aguas termales, como las Termas Geométricas de Coñaripe.

En fin… naturaleza salvaje como solo la hay en la Patagonia chilena.

Os dejo algunas fotos de cómo era el Villarrica y su entorno hasta la erupción de ayer. ¿Seguirán igual el mes que viene?

Y así es como está el Villarricaahora (en este enlacepodéis ver otras impactantes imágenes de la erupción de anoche)

Comentarios

Buen trabajo, compañero!!. Y oportuno. Me encantan los volcanes, y este -es verdad- es el volcán perfecto. Solitario y troncocónico. Yo no sé tú, pero yo el más raro que he visto es el volcán Poas, en Costa Rica.Las imágenes observadas estos días: espectaculares, como siempre que despierta un volcán.Un abrazo vulcanólogo.
Pais largo y variado Chile, tienes desierto, Montana, playa y verde según donde vayas, excepcional
Te faltó mencionar (y tal vez visitar) el Parque nacional Huerquehue, que también se encuentra dentro de la comuna de Pucón y donde puedes practicar treking y pasar por una serie de lagunas que parecen sacadas de un cuento.