Jean Luc Brunel, de agente de modelos a presunto proxeneta

Descubridor de Jerry Hall, Christy Turlington o Milla Jovovich, niega haber participado en los delitos que se le imputan al magnate Jeffrey Epstein y que han salpicado al hijo de la reina de Inglaterra

Jeffrey Epstein, a quien al parecer Jean Luc Brunel facilitaba chicas menores de edad para sus fiestas sexuales.
Jeffrey Epstein, a quien al parecer Jean Luc Brunel facilitaba chicas menores de edad para sus fiestas sexuales.CORDON PRESS

El príncipe Andrés no es el único al que le han salpicado las decenas de denuncias por delitos sexuales a las que se enfrenta Jeffrey Epstein. El billonario, que lleva casi una década siendo acusado reiteradamente de pagar a chicas menores de edad para prostituirse, ha cumplido arrestos domiciliarios y condenas menores, y se especula con que su facilidad para esquivar la justicia reside en su enorme e influyente red de amigos. Políticos, empresarios o altos cargos directivos han viajado o celebrado fiestas con él cuando su ficha policial todavía estaba limpia.

Ahora al caso se suma otro nombre, el de Jean Luc Brunel, el dueño de la agencia de modelos Mc2 y, supuestamente, la persona que se encargaba de enviarle adolescentes a su casa y de organizar sus orgías. Así lo afirma Virginia Roberts, una de las últimas en demandar a Epstein y cuya historia sorprendió a medio mundo hace pocas semanas por implicar al hijo de la reina de Inglaterra en estos encuentros. Según su testimonio, Brunel ofrecía trabajo a estas chicas a cambio de visados americanos. “Traía a jóvenes (de 12 a 24 años) a Estados Unidos con fines sexuales y para ‘alquilárselas’ a sus amigos, incluido Epstein”, afirma Roberts en su declaración, quien también asegura haber mantenido relaciones con el agente de modelos desde los 16 a los 19 años.

La agencia Mc2, con sede en Nueva York, abrió sus puertas en 2005. Según apuntan las acusaciones, Jeffrey Epstein ayudó a financiarla aportando dos millones de dólares. Pero mucho antes, Jean Luc Brunel ya se dedicaba al mundo de las agencias. En concreto, ejerce como cazatalentos y, al parecer, dice haber descubierto a Jerry Hall, Christy Turlington o Milla Jovovich, entre otras figuras relevantes.

“Niego rotundamente el haber participado, directa o indirectamente, en los hechos de los que se acusa al señor Epstein. Niego rotundamente haber cometido algún acto ilícito durante mi carrera como cazatalentos y como director de agencia”, ha declarado Brunel mediante un comunicado. Sin embargo, no es la primera vez que le salpican acusaciones de proxenetismo y abuso.

Cuando en 2010 Epstein se encontraba bajo arresto domiciliario en su mansión de Los Ángeles, el agente acudió a verlo más de 60 veces. También se sabe que fue a visitarlo durante su breve estancia en la cárcel. Cuando aquel año se le instó a ofrecer declaración del caso, Brunel alegó encontrarse fuera del país, aunque la policía averiguó que, en realidad, estaba junto a Epstein.

Pero hay que remontarse hasta el París de los ochenta para trazar la historia de este cazatalentos. Trabajaba para la agencia Karins y se había ganado a pulso la fama de playboy. Fue entonces cuando el programa de la CBS 60 minutos quiso ahondar en su figura. El resultado se tradujo en casi una decena de modelos alegando haber sido drogadas y acosadas por él. Tal y como informaba en 2010 la revista Jezebel, Brunel salió al paso de las acusaciones de una forma un tanto controvertida: “Si me acuesto esta noche con una modelo, ¿sería un crimen? No entiendo por qué la gente tiene que meterse en la vida personal de uno y no prestan atención a las cosas que no son importantes”.

Entonces logró enterrar la controversia, como también consiguió no testificar en los juicios contra Epstein que se celebraron hace seis años. Pero ahora su nombre vuelve a sonar al lado de cargos similares. Brunel no es el primero al que le salpican las denuncias por explotación sexual a modelos (hasta John Casablancas, dueño de la agencia Elite, se vio involucrado en un caso de acoso a principios de los 2000). Sin embargo, de ser ciertas las acusaciones, el dueño de Mc2 estaría detrás de una red de prostitución de menores a gran escala.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS