Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expulsados de sus tierras

El 75% de los indígenas de Paraguay vive en situación de extrema pobreza. El monocultivo de soja y las explotaciones ganaderas les han forzado a abandonar sus territorios ancestrales

  • Vista de Asunción desde el cerro Lambaré. Miles de indígenas sobreviven en la ciudad en situación de extrema pobreza.
    1Vista de Asunción desde el cerro Lambaré. Miles de indígenas sobreviven en la ciudad en situación de extrema pobreza.
  • Una niña avá guaraní indígena camina por la comunidad de Cerro Poty, situada situada junto al vertedero de Asunción. Allí decenas de familias indígenas expulsadas de sus tierras sobreviven desde hace años. En el muro del fondo puede verse un mural sobre los pueblos indígenas.
    2Una niña avá guaraní indígena camina por la comunidad de Cerro Poty, situada situada junto al vertedero de Asunción. Allí decenas de familias indígenas expulsadas de sus tierras sobreviven desde hace años. En el muro del fondo puede verse un mural sobre los pueblos indígenas.
  • Vista del arroyo y del cerro Lambaré. La comunidad indígena de Cerro Poty se encuentra en ese lugar de Asunción, muy cercano al vertedero de la ciudad.
    3Vista del arroyo y del cerro Lambaré. La comunidad indígena de Cerro Poty se encuentra en ese lugar de Asunción, muy cercano al vertedero de la ciudad.
  • Faustino Vera, de 20 años, su mujer Silvia, de 19 años y su hijo Charlie de tres, indígenas avá guaraní, a las puertas de su casa en la comunidad de Cerro Poty. Faustino trabaja reciclando con un motocarro unas seis horas al día por unos 70.000 guaraníes (12 euros).
    4Faustino Vera, de 20 años, su mujer Silvia, de 19 años y su hijo Charlie de tres, indígenas avá guaraní, a las puertas de su casa en la comunidad de Cerro Poty. Faustino trabaja reciclando con un motocarro unas seis horas al día por unos 70.000 guaraníes (12 euros).
  • Petrona Ruíz, representante de la comunidad avá guaraní de Cerro Poty, asomada a la ventana de su casa.
    5Petrona Ruíz, representante de la comunidad avá guaraní de Cerro Poty, asomada a la ventana de su casa.
  • Una niña indígena en la comunidad de Cerro Poty junto a un montón de botellas para reciclar y a los archivadores de la escuela que se inundó hace meses y continúa inutilizada.
    6Una niña indígena en la comunidad de Cerro Poty junto a un montón de botellas para reciclar y a los archivadores de la escuela que se inundó hace meses y continúa inutilizada.
  • Martín Arce es avá guaraní, tiene 42 años y, junto a sus hijas, acampa frente al Instituto Paraguayo del Indígena (INDI).
    7Martín Arce es avá guaraní, tiene 42 años y, junto a sus hijas, acampa frente al Instituto Paraguayo del Indígena (INDI).
  • Menores indígenas que estaban en situación de calle, juegan al fútbol en el Centro Pedagógico y de aprendizaje Nemity en San Lorenzo. La Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia los internó en este centro infantil.
    8Menores indígenas que estaban en situación de calle, juegan al fútbol en el Centro Pedagógico y de aprendizaje Nemity en San Lorenzo. La Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia los internó en este centro infantil.
  • Máximo, un trabajador indígena enxet de la empresa agropecuaria San Antonio SA, toma tereré en la estancia donde viven. El administrador de la empresa contrata trabajadores indígenas del lugar. Muchos de ellos reclaman que se reconozca su comunidad, que está dentro de las tierras de la empresa.
    9Máximo, un trabajador indígena enxet de la empresa agropecuaria San Antonio SA, toma tereré en la estancia donde viven. El administrador de la empresa contrata trabajadores indígenas del lugar. Muchos de ellos reclaman que se reconozca su comunidad, que está dentro de las tierras de la empresa.
  • Un indígena Mbyá Guaraní se asoma por un agujero del plástico que lo protege de la lluvia que cae sobre la acampada que permanece enfrente del Instituto Paraguayo del Indígena para reclamar tierras para poder vivir.
    10Un indígena Mbyá Guaraní se asoma por un agujero del plástico que lo protege de la lluvia que cae sobre la acampada que permanece enfrente del Instituto Paraguayo del Indígena para reclamar tierras para poder vivir.
  • Una niña de la etnia Mbyá Guaraní camina para refugiarse de lluvia. Ella y su familia viven desde hace semanas enfrente del Instituto Paraguayo del Indígena pidiendo tierras para poder vivir. En la mano lleva un vaso para poder beber en el lugar donde se protejan mientras esperan a que deje de llover.
    11Una niña de la etnia Mbyá Guaraní camina para refugiarse de lluvia. Ella y su familia viven desde hace semanas enfrente del Instituto Paraguayo del Indígena pidiendo tierras para poder vivir. En la mano lleva un vaso para poder beber en el lugar donde se protejan mientras esperan a que deje de llover.
  • Niños indígenas de la etnia mbyá guaraní miran una película en Centro Pedagógico y de aprendizaje Nemity. Hasta hace pocas semanas todos ellos vivían en las calles de Asunción.
    12Niños indígenas de la etnia mbyá guaraní miran una película en Centro Pedagógico y de aprendizaje Nemity. Hasta hace pocas semanas todos ellos vivían en las calles de Asunción.
  • Tres niños limpian la ropa aprovechando la lluvia en el lugar donde viven hace semanas junto a su familia, frente al Instituto Paraguayo del Indígena reclamando tierras para poder vivir.
    13Tres niños limpian la ropa aprovechando la lluvia en el lugar donde viven hace semanas junto a su familia, frente al Instituto Paraguayo del Indígena reclamando tierras para poder vivir.