Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desfile de Victoria's Secret: poca tela, mucho espectáculo

El desfile de Victoria’s Secret, que se celebra hoy por primera vez en Londres, se ha convertido en un gran ‘show’ y en el motor de una firma que mueve 7.000 millones

Hoyse grabará el desfile de lencería más importante del mundo

Nunca tan poca tela generó tanta expectación, dinero y espectáculo. El desfile anual de la marca de lencería Victoria’s Secret es uno de los acontecimientos más esperados del año en el mundo de la moda y por primera vez se celebrará en Londres hoy, rompiendo así la tradición que durante los pasados 18 años ha situado en Nueva York este espectáculo de culto en cuya preparación participan más de 2.000 personas.

Para la firma que revolucionó el negocio y la presentación de la lencería en los ochenta, e hizo su primer desfile en 1995, escoger la capital británica no es algo accidental. Londres es parte esencial en los ingresos de la primera marca de lencería del planeta, cuya facturación anual supera los 7.000 millones. Fundada por Roy Raymond e internacionalizada por Leslie Wexner, Victoria’s Secret es la marca que sacó los sujetadores y las bragas de la parte de atrás de las tiendas para darles la dignidad de un buen escaparate y el color y la forma del atrevimiento. Las liberó del sopor que durante siglos reinó sobre ellas, además de eliminar el poso de vergüenza en el que solían estar envueltas. En definitiva, hizo de la ropa interior femenina una prenda tan popular como la camiseta, e impulsó la liberación de los dos sexos en el acto de adquirirla.

La flagship store de Victoria’s Secret en Bond Street se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de una ciudad que durante la temporada navideña recibe a cientos de miles de turistas europeos y de Oriente Próximo dispuestos a vaciar sus billeteras. “La reacción en Reino Unido al saber que este año desfilaríamos aquí ha sido muy entusiasta”, declaraba el domingo en el suplemento Style del diario The Times Ed Razek, el principal responsable de marketing de la marca y director creativo de la firma.

Las entradas VIP oscilan entre los 10.000 y los 16.000 euros

Claro que en un mundo global el dónde no es esencial, puesto que el desfile será retransmitido por las televisiones de 192 países el próximo día 9 y por supuesto después podrá verse también online. Pero el mundo real y el virtual se retroalimentan. Internet es el lugar desde donde hace meses el goteo de información sobre castings, dietas y ensayos nutre la voracidad por poder asistir en directo al paseo de los 40 ángeles con las que esta marca que nació en 1977 y se hizo global en los noventa trata de hacer soñar a hombres y mujeres por igual. En teoría solo se admiten invitados, pero según se ha sabido en los últimos días, la empresa de eventos Cornucopia vende entradas VIP por un mínimo de 10.000 euros y un máximo de 16.000 que incluyen dos días en Londres y acceso a la gran fiesta posdesfile.

No se trata solo de ver desfilar a modelos como Adriana Lima, Alessandra Ambrosio, Karlie Kloss o Candice Swanepoel, encargadas también como representantes oficiales de la firma de vestir las alas que desde hace semanas se preparan para la ocasión (cada año se crean alas con motivos diferentes). La maquinaria que engrasa este espectáculo en el que se suelen presentar seis nuevas líneas incluye sujetadores por valor de dos millones de euros (los que llevarán Lima y Ambrosio), escenografías fastuosas, conciertos de Taylor Swift, Ed Sheeran, Ariana Grande y Hozier y el quién es quién del mundo de la fama entre los invitados.

Pese a la expectación que genera, y el negocio que se construye entorno a este desfile, no faltan los críticos que atacan a Ed Razek por favorecer siempre un casting excesivamente blanco. Además la firma fue objeto de polémica recientemente al lanzar una línea de sujetadores llamada Body (cuerpo) para la que se escogió el logo El cuerpo perfecto junto a mujeres de cuerpos tan perfectos que cualquier mortal a su lado se sentiría mal. Una petición en Change.org atacando el logo consiguió 33.000 firmas y que la marca lo cambiara por el de A body for every body, un juego de palabras (un cuerpo para cada cuerpo) con el que consiguieron salvar la cara.

El ‘ángel’ español

La modelo española Blanca Padilla.
La modelo española Blanca Padilla.

Hay nueve ángeles oficiales y 31 modelos que se escogen anualmente para el desfile y que luchan en un casting que también cuelga ahora de la web de la firma. Entre ellas está este año la española Blanca Padilla, que sigue los pasos de Eugenia Silva o Esther Cañadas. Padilla es una recién llegada de 19 años que ha pasado de estudiar Publicidad a convertirse en menos de un año en uno de los nombres que se rifan las marcas internacionales: ha desfilado para Óscar de la Renta, Dolce & Gabbana, Versace, Valentino o Armani; y ha fichado por la influyente agencia neoyorquina Next Models Management. Ella misma anunció su fichaje para Victoria’s Secret a través de su Instagram: “No tengo palabras para describir lo feliz y emocionada que estoy, es un honor ser parte de un proyecto tan increíble. Gracias a quienes me apoyáis y a todos los que habéis creído en mí”. La descubrió un cazatalentos en el metro de Madrid mientras paseaba con su novio. Decidió probar suerte y desfiló en Cibeles en febrero, donde se llevó el premio L’Oréal. Hizo las maletas y ya ha participado en más de treinta desfiles internacionales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información