Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Mi adiós a Carmina Virgili

El pasado 21 de noviembre fallecía en Barcelona Carmina Virgili. A lo largo de su brillante trayectoria académica y de servicio público, esta prestigiosa geóloga, además de catedrática y secretaria de Estado, fue directora del Colegio de España en París entre 1987 y 1996. Fue allí donde la conocí en 1992, cuando yo ocupaba el puesto de consejero cultural de la Embajada de España.

Durante su mandato desarrolló desde esta prestigiosa institución una labor de difusión cultural de primer orden. Gracias a la profesora Virgili, el colegio era un lugar de encuentro para intelectuales, músicos y literatos españoles que enriquecieron las actividades colegiales con conferencias, seminarios, coloquios y conciertos. Algunos de ellos fueron galardonados con el Premio Colegio de España en París, promovido por ella. Su etapa como directora dejó honda huella en esta institución, y su personalidad y capacidad de trabajo le granjearon el respeto de cuantos la tratamos.

Gran señora y magnífica anfitriona, agasajaba a sus invitados en el legendario restaurante La Closerie des Lilas, convirtiendo estas reuniones en entrañables veladas donde desplegaba su vitalidad arrolladora, su curiosidad intelectual y su fino sentido del humor. Mi mujer y yo tuvimos la suerte de frecuentarla más allá de los proyectos profesionales que compartimos en París.

Con su muerte, España pierde una mujer que aunaba el rigor científico y la vocación de servicio. Quienes la conocimos guardaremos en la memoria su valía pero también su sentido de la amistad.— José Antonio Martínez de Villarreal Baena. Cónsul general de España en Oporto.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.