Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Rusia ¿fuera del gobierno mundial?

La vuelta de Moscú a la gobernanza global depende de un pacto sobre la OTAN y la UE

 La exclusión de Rusia del Grupo de los Ocho (G-8) y ahora, según parece por la espantada de Vladimir Putin en Brisbane, también del Grupo de los Veinte (G-20), puede alterar el equilibrio europeo y mundial. El actual imperio ruso fue miembro del G-8, que es lo más parecido a un gobierno mundial que haya existido nunca, desde 1997, y del G-20, desde su fundación en 2008.

Cuando se creó a principios del decenio de 1970, el Secretario de Estado de EE.UU., Henry Kissinger, proclamó que el G-7 “provee una especie de directoire (sic) político de las democracias industriales… y lanza una nueva era de cooperación económica y política institucionalizada entre las democracias”. En coherencia con ello, el G-7 no consideró la candidatura de la China dictatorial. Sin embargo, tras la disolución de la Unión Soviética en 1991 y durante el periodo inicial de liberalización, el G-7 celebró una serie de reuniones pos-cumbre con el líder electo de la nueva Federación Rusa, Boris Yeltsin, como “invitado especial”. Tras la reelección de Yeltsin como presidente de Rusia en 1996, el presidente de EE.UU. Bill Clinton tomó una iniciativa. En sus propias palabras: “Le dije a Yeltsin que si aceptaba la expansión de la OTAN y el acuerdo OTAN-Rusia, yo me comprometería a no estacionar prematuramente tropas o misiles en los nuevos países miembros y a apoyar la candidatura de Rusia en el nuevo G-8, la Organización Mundial de Comercio y otras organizaciones internacionales. Hubo acuerdo”.

Concretamente, algunos antiguos miembros de la Unión Soviética (Estonia, Letonia y Lituania) se convirtieron en miembros de la OTAN y más tarde de la Unión Europea (UE), al igual que ocurrió con otros países que habían estado bajo control estratégico soviético en el Pacto de Varsovia (Polonia, República Checa, Hungría, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania). De este modo, la OTAN y la UE extendieron enormemente sus límites orientales. En aquel momento, Ucrania fue dejada fuera del acuerdo e implícitamente bajo la influencia del imperio ruso, al igual que Moldavia, Georgia y otras antiguas repúblicas soviéticas, pero sus poblaciones están divididas acerca de su afiliación imperial favorita.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
La crisis de Ucrania ha mostrado la vulnerable asimetría de fronteras entre Europa y la Federación Rusa

Yeltsin sentía que la fórmula previa de reuniones separadas con los Siete era inaceptable, ya que “dejaba a Rusia como si fuera un estudiante pasando un examen”. En la reunión del G-7 de 1997, Rusia fue formalmente admitida como miembro de lo que se empezó a llamar entonces Grupo de los Ocho. El presidente ruso proclamó: “¡Rusia ha sido aceptada en el club de elite de los estados!”. El acuerdo fue implícitamente renovado en el primer encuentro entre el presidente de EE UU, George W. Bush, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en 2001. Putin objetaba al despliegue de nuevos misiles de la OTAN (una vez pasado el periodo “prematuro” previsto por Clinton). Pero ambos declararon haber encontrado las bases de una relación de respeto mutuo y cooperación.

La crisis de Ucrania ha mostrado la vulnerable asimetría de fronteras entre la UE y la Federación Rusa. Por un lado, la integración europea eliminó las líneas de conflicto que habían generado las peores guerras de la historia: las fronteras entre Alemania, Francia, Austria, Polonia, etcétera. Por otro lado, la desintegración soviética y la subsiguiente creación de numerosos nuevos estados aumentaron las líneas fronterizas con conflictos potenciales. Rusia ha promovido la secesión de Transnistria en Moldavia y la de Osetia del Sur en Georgia, ha anexionado Crimea, trata de romper más a Ucrania y amenaza con dejar de respetar la pertenencia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de algunos de los otros países que habían estado bajo su área de influencia.

De hecho, Rusia nunca fue incorporada a las reuniones regulares de los ministros de finanzas del G-7. Pero participó en 17 reuniones anuales en la cumbre del G-8 y organizó una (en San Petersburgo en 2006). El pasado junio le tocaba otra vez el turno a Rusia de organizar y presidir la reunión en la cumbre, pero el cenáculo se canceló y los siete miembros restantes se reunieron en Bruselas. Dado que hay amplio acuerdo en que el actual régimen político de Rusia ya no es democrático, su exclusión del directorio mundial sería coherente con los criterios políticos que informan su composición.

Hay un amplio acuerdo en que el régimen ruso actual no es democrático

Pero el G-20, del que ahora Rusia también parece desentenderse, no tiene en cuenta el criterio democrático, ya que las dictatoriales China y Arabia Saudita también forman parte del mismo. El G-20 es, de hecho, el segundo círculo del G-8. Inicialmente era una reunión periódica de ministros de finanzas y gobernadores de bancos nacionales y, desde el estallido de la crisis de 2008, incluye también una cumbre anual de los jefes de gobierno. El G-20 pretende estar formado principalmente por las 21 economías más grandes, incluida la UE, con algunos ajustes en contra de Europa y a favor de América Latina y Sudáfrica.

En la práctica, el G-20 básicamente amplía la base de apoyo y el alcance de los compromisos directos previamente negociados por el G-8. Los foros de deliberación y construcción de consenso incluyen reuniones periódicas de los veinte ministros de relaciones exteriores, finanzas, comercio, trabajo, turismo, agricultura y otros. El grupo ha creado su propio Consejo de Estabilidad Financiera, con sede en Basilea. También se han formado grupos de presión muy activos por organizaciones de negocios (B-20), trabajo (L-20), jóvenes (Y- 20), sociedad civil (Diálogo Civil C-20), académicos y grupos de investigación (T-20).

Rusia sigue siendo es uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y uno de los ocho países con un director ejecutivo asegurado en las Juntas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Los jefes de estas y otras organizaciones globales asisten regularmente a las reuniones del G-8 y del G-20 y en la práctica desarrollan y ejecutan, junto con los estados miembros y la UE, las decisiones de las cumbres y de las reuniones sectoriales de ministros. Por esta vía, Rusia todavía se mantendrá en el círculo operativo de gobierno mundial. Pero el establecimiento de unos claros límites orientales de la OTAN y de la UE parece una condición necesaria para la reincorporación de Rusia a la gobernanza global y, con ello, para la estabilidad y la paz.

Josep M. Colomer es autor del libro How Global Institutions Rule the World (Palgrave-Macmillan), de próxima publicación en castellano con el titulo El gobierno mundial de los expertos (Anagrama).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS