Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Potro hispano-bretón ¿el ibérico de las montañas?

Potro hispano-bretón ¿el ibérico de las montañas?

Probé la carne de potro por vez primera en forma de hamburguesita en Alimentaria 2014. Confieso que me sorprendió y me quedé con la curiosidad de conocer mejor sus características. ¿Carne de potro criada al norte de Burgos? Sin pensarlo dos veces ayer sábado me acerqué a visitar el hábitat de la raza hispano-bretona invitado por Gema Fernández, gerente de la “Asociación de Criadores burgaleses de ganado autóctono caballar hispano bretón”. Un recorrido al que se sumó José Antonio Gómez, de la Diputación de Burgos.

Nos dejamos caer primero por la carnicería Antón, una de las ocho que en esta ciudad comercializan carne de potro En sus vitrinas, chuletones, morcillo, chorizo, entrecó, hamburguesas y hasta cecina. Cortes de intenso color rojo de una apariencia espléndida. Enseguida iniciamos nuestra ruta hacia el pantano del Ebro, por la antigua carretera nacional N-623 en dirección a Santander. Al llegar al pueblo de Cabañas de Virtus, ya en el valle de Valdebezana, nos esperaba David Peña, criador, que nos paseó a pie por una extensión donde pastaban en libertad 24 hembras con sus respectivas crías. Todo un espectáculo. Peña nos llevó también a un recinto en el que se hallaban los “quincenos”, ya separados de sus madres. “Antes de que cumplan 24 meses los potros se sacrifican en el matadero de Villarcayo”, nos dijo.

No había transcurrido una hora cuando regresamos a Burgos por la misma carretera decididos a hacer una cata. Visitamos primero el restaurante Blue Gallery donde tomamos unos nigiris de potro preparados en tataki (lomos salteados y marinados en soja). Mal el punto del arroz pero muy fina la carne. En el segundo punto de recalada, 24 de la paloma , disfrutamos con un tartar cortado a cuchillo cuya textura me pareció delicadísima. Nuestra última visita fue al restaurante La Favorita donde probamos los chuletones de potro a la parrilla. A pesar de que no estaban bien asados, pudimos apreciar su gusto dulzón y un sabor refinadamente suave. Apareció entonces el cocinero de la casa, el gigante Juanillo, quien me dijo “esta carne es diferente, no se puede comparar con otras.”

A partir de ese momento mantuve una conversación con Gema, Técnico de Desarrollo Local, que se ha convertido en líder de la promoción y defensora de los pequeños ganaderos.

¿No crees que te enfrentas en España al rechazo cultural que presupone comer carne de potro? Cierto, es cuestión de superarlo poco a poco. En Francia e Italia la carne de caballo posee una demanda estable y alcanza rango gourmet en muchas recetas. Parte de los hábitos alimentarios de la humanidad son el resultado de fobias, filias y tabúes que arrastramos desde hace siglos. En Asturias se consumen los potros lechales al espeto como una exquisitez festiva. La carne de potro es muy buena en los aspectos gastronómico y dietético. Su precio está a la par con la ternera.

¿Cuándo surge la raza hispano-bretona? Fue un cruce que realizaron los servicios de remonta del ejército español en los pasados años 20, necesitaban animales de carga fuertes para el transporte. Cuando concluyeron las grandes guerras los animales pasaron a desempeñar faenas agrícolas. A partir de los 70 con la mecanización del campo hubo que pensar en consumir su carne.

¿Aporta algo al medio ambiente? Contribuye al mantenimiento de los ecosistemas de altura y al aprovechamiento de sus recursos. Los animales pastan en libertad y atenúan el riesgo de incendios forestales porque desbrozan los prados e ingieren hierbas secas. Son salvajes, no están estabulados, algo así como cerdos ibéricos de montaña. Su crianza es muy limpia, tienen todas las características de las producciones ecológicas.

Insistes mucho en sus propiedades dietéticas. La carne de potro es una gran desconocida. Tiene menos grasa que la del pollo, es muy tierna y fácil de digerir y posee tantos nutrientes que te asustas. Menor contenido en grasa, mayor riqueza en glucógeno, gran valor proteico, alto contenido en hierro, ácidos grasos omega-3. Es perfecta para dietas, niños, atletas…

Sin apenas ayuda te has lanzado tu sola a conquistar el mercado con la carne de potro. Comencé en 2008 intentando convencer a los carniceros burgaleses y ya contamos con ocho. Luego se han ido sumando varios restaurantes de Burgos. En cuatro años hemos conseguido que la gente de la ciudad la conozca y la consuma. Ahora me toca convencer a cocineros de otras capitales españolas. Iré uno por uno, si hace falta. Tenemos una web para ventas “on line”. En las comarcas del norte de Burgos no existen actividades agrícolas, solo ganadería de vacuno y equino. La raza hispano-bretona es autóctona de Castilla y León y debe ser protegida. De lo contrario los pequeños ganaderos abandonarán su crianza y desaparecerá la raza. Están en juego cuestiones sociales y de defensa del medio ambiente. Sígueme en Twitter en@JCCapel

Comentarios

En mi casa la tomamos con regularidad, se digiere bien y a todos nos gusta. Abstenerse los que buscan carnes rojas, esta carne recuerda a la ternera pero algo más dulzona
Puff.., ya me han hablado de esta carne pero me da cosa, no sé si podría
Esto es verídico y sin intención de dar mucho la nota: A mi la carne de caballo no me entusiasma. Tampoco me disgusta. Es una carne roja. Sin embargo, la carne de burro (y la de las cebras) es más blanca y de la mejor que he probado. ¿Cómo pueden ser tan diferentes si son animales muy parecidos? Ahí dejo ese misterio y las buenas noches.
En el restaurante La Favorita, http://www.lafavoritaburgos.com/ con toda la fama que tiene son chicos muy de batalla, no me extraña que le hicieran mal la carne, la tiran en la parrilla de cualquier manera y luego venga sal gorda. Lo mejor para mi es el bocadillo de anchoas frescas (boquerones) con el que gano un concurso en Madrid Fusión el tal Juanillo un tío enorme, al menos eso dicen ellos
Nos le da pena comerse esa carne, es como un animal de compañía no sé, claro que hay rechazo aunque debería ser lo contrario, el cerdo es sucio y el caballo limpio
La carne tiene un aspecto estupendo, ese tournedó es para comerlo crudo
Las carrilleras estofadas al vino tinto son tiernas como l mantequilla, no deje de probarlas.
Por La Rioja la carne de caballo es habitual, nada extraño
Yo no la he probado, aunque cuando vivía en Madrid la vi alguna vez en supermercados. En los mercados es rara, y creo que en Lavapiés quedaba una canicería equina (así se llamaba).Personalmente doy más importancia a la crianza, en libertad, alimentación natural, etc., que a que la carne sea de potro. Dentro de unos días viajaré a España e intentaré encontrarla para experimentar con ella. Pienso que si tiene un gusto dulzón puede ir bien con determinados adobos de la cocina mexicana, que tienen el toque amargo de los chiles secos.http://bistrotnahuatl.com/
Hace años en Madrid, en el restaurante Jara, junto a Ventas ya probé un entrecôte de potro expléndido. Y en Soria hace tiempo que se comercializa en supermemrcados habituales. No me puedo creer que Vd no la hubiera probado hasta 2014.
Hola Chema, he comido carne de caballo varias veces en mi vida, sobre todo en Francia e Italia donde recuerdo el delicioso sabor de un carpaccio en Turin no hace mucho. Sin embargo, no había probado nunca la carne de potro, servida como tal. Saludos
La próxima vez que visite el , 24 de la paloma pida las alubias rojas de Ibeas y verá lo que es bueno
A los buenos dias! He tenido ocasiones varias de catar esta carne pero al final me he decantado por otra cosa. Aunque he de reconocer que cada dia me cuesta más tener que comer carnes porque sé de lo "tratadas" que están, la forma de criar estos animales, libres y con pastos de monte, es un punto a favor. Pero, leches, así como lo cuenta,"quincenos de menos de 24 meses", me da mucha pena. Qué vida más corta, animalicos, tengo el mismo problema cuando se trata de lechales de cordero y otras criaturillas. Porque...... eso que cuentan algunos de que los animales los puso Dios para que nos alimentáramos los hombres, vamos, que no cuela!Un saludo!
ValdeBezana, no ValdeVezana.
Suscribo lo que dice "Lamardecuina",que pena. Claro que entonces tendríamos que dejar de comer lechazos y cochinillos y terneras. Un dilema
Egun on!Huy, qué poco puedo hablar yo de esta carne, se ve que de pequeña comí alguna vez carne de caballo pero no me acuerdo. La de potro la he visto en The English Cut pero no me ha llamado la atención sabiendo que es dulzona. Para mí, lo dulce, solo al final de las comidas.Al leer "Virtus", me he dicho: "Jó, la de veces que he pasado yo por ahí!" Me encanta el balneario de Corconte, estoy deseando ser viejecita. Y la rutina de parar en el Carloto, en La Población, tomar el cafecito, comprar el queso riojano de Los Cameros y las galletas de dulce de leche de Ramales y admirar la belleza y la paz del pantano... un lujo!
He sido un poco injusto porque dije que la carne de caballo no me gusta (la cecina sí) pero la de burro y cebra sí, pero he catado burros y cebras jóvenes, pero nunca potros. Ya he encargado unas piezas a una compañera de trabajo burgalesa. A ver. Comer un pollo no da pena a casi nadie pero un potrillo sí, porque ya tienen mirada, pero ni más ni menos que la de un corderito. Los rinocerontes, los tapires y los caballos es lo único que queda de los perisodáctilos. Tapires y rinocerontes se extinguirán y si sobrevivirán los caballos será porque nos son útiles. No veo mal comerlos, así los mantenemos además de disfrutarlos. Lo mismo se puede decir de los bisontes norteamericanos, que se venden en las carnicerías. Pues gracias a eso hay ya tantos. Ya podrían hacer los mismo con los bisontes europeos. Ahora, que cuando gran parte de la producción va a hamburguesas, adobados y cecinas... mal presentimiento. ¡Donde esté la ternera!
Una vez en un Spar de Sudáfrica me puse loco a comprar carne de kudú, de cebra, de búfalo, de avestruz y así. Unos negros se reían y me encaré con ellos. Pues claro, con razón. Me dijeron que, si era blanco y con dinero, por qué no compraba ternera. Pues porque la ternera no es ningún misterio para mí, aunque tenga mejor carne. Gracias a que se vende carne de kudú, de cebra, de búfalo, de avestruz, de bisontes y de potros es porque a estos animales, como especie, les va mejor. Y a los hábitats donde viven ellos y otras especies, pues también. Así que comiendo potros no sólo les hacemos un bien, sino que hacemos mucho bien a las especies que viven con ellos y a nosotros mismos porque lo disfrutamos. Perfecto, y no es tontería. No hay más que salir al campo para ver cómo está.
Rosa, el cerdo no es un animal sucio, su limpieza depende de las condiciones en que lo mantenga el criador. Y lo de pocilgano ayuda mucho, suena fatal. :)
Magnífica carne, ligera y saludable. Me encanta
A propósito de las propiedades salutíferas de esta carne http://www.natursan.net/comer-carne-de-caballo-es-malo-para-la-salud/Para que luego digan
La carne del potro es buena para hacer filetes a la plancha y sobre todo tartar y cosas exóticas como esos niguiris de los que Vd habla. Si se empeñan en asar un chuletón fracasaran porque no es ni sombra de la vaca.
Boletus, prueba a estofar la carne y ya me dirás
Sencillamente espectacular la carne de potro y también la de caballo (tiernica y bien cocinada...). En Valencia se vende en supermercados de calle y en los mercados hay puestos exclusivos. Personalmente me encanta aunque la encuentro pelín carilla. Pero claro, la calidad se paga! Nada que ver con esa carne de cerdo o muchas de ternera que la pones a hacer y se cuece en su propia agua! Feliz martes
-- Ele:La ternera gallega y asturiana no sueltan agua en la sartén, como otras me imagino pero son las que yo conozco. En Eroski venden filetes gallegos envasados al vacío, por si te queda cerca. Ánimo para ese maratón que tienes pronto y feliz miércoles!
En mi casa la tomamos con regularidad, se digiere bien y a todos nos gusta. Abstenerse los que buscan carnes rojas, esta carne recuerda a la ternera pero algo más dulzona
Puff.., ya me han hablado de esta carne pero me da cosa, no sé si podría
Esto es verídico y sin intención de dar mucho la nota: A mi la carne de caballo no me entusiasma. Tampoco me disgusta. Es una carne roja. Sin embargo, la carne de burro (y la de las cebras) es más blanca y de la mejor que he probado. ¿Cómo pueden ser tan diferentes si son animales muy parecidos? Ahí dejo ese misterio y las buenas noches.
En el restaurante La Favorita, http://www.lafavoritaburgos.com/ con toda la fama que tiene son chicos muy de batalla, no me extraña que le hicieran mal la carne, la tiran en la parrilla de cualquier manera y luego venga sal gorda. Lo mejor para mi es el bocadillo de anchoas frescas (boquerones) con el que gano un concurso en Madrid Fusión el tal Juanillo un tío enorme, al menos eso dicen ellos
Nos le da pena comerse esa carne, es como un animal de compañía no sé, claro que hay rechazo aunque debería ser lo contrario, el cerdo es sucio y el caballo limpio
La carne tiene un aspecto estupendo, ese tournedó es para comerlo crudo
Las carrilleras estofadas al vino tinto son tiernas como l mantequilla, no deje de probarlas.
Por La Rioja la carne de caballo es habitual, nada extraño
Yo no la he probado, aunque cuando vivía en Madrid la vi alguna vez en supermercados. En los mercados es rara, y creo que en Lavapiés quedaba una canicería equina (así se llamaba).Personalmente doy más importancia a la crianza, en libertad, alimentación natural, etc., que a que la carne sea de potro. Dentro de unos días viajaré a España e intentaré encontrarla para experimentar con ella. Pienso que si tiene un gusto dulzón puede ir bien con determinados adobos de la cocina mexicana, que tienen el toque amargo de los chiles secos.http://bistrotnahuatl.com/
Hace años en Madrid, en el restaurante Jara, junto a Ventas ya probé un entrecôte de potro expléndido. Y en Soria hace tiempo que se comercializa en supermemrcados habituales. No me puedo creer que Vd no la hubiera probado hasta 2014.
Hola Chema, he comido carne de caballo varias veces en mi vida, sobre todo en Francia e Italia donde recuerdo el delicioso sabor de un carpaccio en Turin no hace mucho. Sin embargo, no había probado nunca la carne de potro, servida como tal. Saludos
La próxima vez que visite el , 24 de la paloma pida las alubias rojas de Ibeas y verá lo que es bueno
A los buenos dias! He tenido ocasiones varias de catar esta carne pero al final me he decantado por otra cosa. Aunque he de reconocer que cada dia me cuesta más tener que comer carnes porque sé de lo "tratadas" que están, la forma de criar estos animales, libres y con pastos de monte, es un punto a favor. Pero, leches, así como lo cuenta,"quincenos de menos de 24 meses", me da mucha pena. Qué vida más corta, animalicos, tengo el mismo problema cuando se trata de lechales de cordero y otras criaturillas. Porque...... eso que cuentan algunos de que los animales los puso Dios para que nos alimentáramos los hombres, vamos, que no cuela!Un saludo!
ValdeBezana, no ValdeVezana.
Suscribo lo que dice "Lamardecuina",que pena. Claro que entonces tendríamos que dejar de comer lechazos y cochinillos y terneras. Un dilema
Egun on!Huy, qué poco puedo hablar yo de esta carne, se ve que de pequeña comí alguna vez carne de caballo pero no me acuerdo. La de potro la he visto en The English Cut pero no me ha llamado la atención sabiendo que es dulzona. Para mí, lo dulce, solo al final de las comidas.Al leer "Virtus", me he dicho: "Jó, la de veces que he pasado yo por ahí!" Me encanta el balneario de Corconte, estoy deseando ser viejecita. Y la rutina de parar en el Carloto, en La Población, tomar el cafecito, comprar el queso riojano de Los Cameros y las galletas de dulce de leche de Ramales y admirar la belleza y la paz del pantano... un lujo!
He sido un poco injusto porque dije que la carne de caballo no me gusta (la cecina sí) pero la de burro y cebra sí, pero he catado burros y cebras jóvenes, pero nunca potros. Ya he encargado unas piezas a una compañera de trabajo burgalesa. A ver. Comer un pollo no da pena a casi nadie pero un potrillo sí, porque ya tienen mirada, pero ni más ni menos que la de un corderito. Los rinocerontes, los tapires y los caballos es lo único que queda de los perisodáctilos. Tapires y rinocerontes se extinguirán y si sobrevivirán los caballos será porque nos son útiles. No veo mal comerlos, así los mantenemos además de disfrutarlos. Lo mismo se puede decir de los bisontes norteamericanos, que se venden en las carnicerías. Pues gracias a eso hay ya tantos. Ya podrían hacer los mismo con los bisontes europeos. Ahora, que cuando gran parte de la producción va a hamburguesas, adobados y cecinas... mal presentimiento. ¡Donde esté la ternera!
Una vez en un Spar de Sudáfrica me puse loco a comprar carne de kudú, de cebra, de búfalo, de avestruz y así. Unos negros se reían y me encaré con ellos. Pues claro, con razón. Me dijeron que, si era blanco y con dinero, por qué no compraba ternera. Pues porque la ternera no es ningún misterio para mí, aunque tenga mejor carne. Gracias a que se vende carne de kudú, de cebra, de búfalo, de avestruz, de bisontes y de potros es porque a estos animales, como especie, les va mejor. Y a los hábitats donde viven ellos y otras especies, pues también. Así que comiendo potros no sólo les hacemos un bien, sino que hacemos mucho bien a las especies que viven con ellos y a nosotros mismos porque lo disfrutamos. Perfecto, y no es tontería. No hay más que salir al campo para ver cómo está.
Rosa, el cerdo no es un animal sucio, su limpieza depende de las condiciones en que lo mantenga el criador. Y lo de pocilgano ayuda mucho, suena fatal. :)
Magnífica carne, ligera y saludable. Me encanta
A propósito de las propiedades salutíferas de esta carne http://www.natursan.net/comer-carne-de-caballo-es-malo-para-la-salud/Para que luego digan
La carne del potro es buena para hacer filetes a la plancha y sobre todo tartar y cosas exóticas como esos niguiris de los que Vd habla. Si se empeñan en asar un chuletón fracasaran porque no es ni sombra de la vaca.
Boletus, prueba a estofar la carne y ya me dirás
Sencillamente espectacular la carne de potro y también la de caballo (tiernica y bien cocinada...). En Valencia se vende en supermercados de calle y en los mercados hay puestos exclusivos. Personalmente me encanta aunque la encuentro pelín carilla. Pero claro, la calidad se paga! Nada que ver con esa carne de cerdo o muchas de ternera que la pones a hacer y se cuece en su propia agua! Feliz martes
-- Ele:La ternera gallega y asturiana no sueltan agua en la sartén, como otras me imagino pero son las que yo conozco. En Eroski venden filetes gallegos envasados al vacío, por si te queda cerca. Ánimo para ese maratón que tienes pronto y feliz miércoles!
En mi casa la tomamos con regularidad, se digiere bien y a todos nos gusta. Abstenerse los que buscan carnes rojas, esta carne recuerda a la ternera pero algo más dulzona
Puff.., ya me han hablado de esta carne pero me da cosa, no sé si podría
Esto es verídico y sin intención de dar mucho la nota: A mi la carne de caballo no me entusiasma. Tampoco me disgusta. Es una carne roja. Sin embargo, la carne de burro (y la de las cebras) es más blanca y de la mejor que he probado. ¿Cómo pueden ser tan diferentes si son animales muy parecidos? Ahí dejo ese misterio y las buenas noches.
En el restaurante La Favorita, http://www.lafavoritaburgos.com/ con toda la fama que tiene son chicos muy de batalla, no me extraña que le hicieran mal la carne, la tiran en la parrilla de cualquier manera y luego venga sal gorda. Lo mejor para mi es el bocadillo de anchoas frescas (boquerones) con el que gano un concurso en Madrid Fusión el tal Juanillo un tío enorme, al menos eso dicen ellos
Nos le da pena comerse esa carne, es como un animal de compañía no sé, claro que hay rechazo aunque debería ser lo contrario, el cerdo es sucio y el caballo limpio
La carne tiene un aspecto estupendo, ese tournedó es para comerlo crudo
Las carrilleras estofadas al vino tinto son tiernas como l mantequilla, no deje de probarlas.
Por La Rioja la carne de caballo es habitual, nada extraño
Yo no la he probado, aunque cuando vivía en Madrid la vi alguna vez en supermercados. En los mercados es rara, y creo que en Lavapiés quedaba una canicería equina (así se llamaba).Personalmente doy más importancia a la crianza, en libertad, alimentación natural, etc., que a que la carne sea de potro. Dentro de unos días viajaré a España e intentaré encontrarla para experimentar con ella. Pienso que si tiene un gusto dulzón puede ir bien con determinados adobos de la cocina mexicana, que tienen el toque amargo de los chiles secos.http://bistrotnahuatl.com/
Hace años en Madrid, en el restaurante Jara, junto a Ventas ya probé un entrecôte de potro expléndido. Y en Soria hace tiempo que se comercializa en supermemrcados habituales. No me puedo creer que Vd no la hubiera probado hasta 2014.
Hola Chema, he comido carne de caballo varias veces en mi vida, sobre todo en Francia e Italia donde recuerdo el delicioso sabor de un carpaccio en Turin no hace mucho. Sin embargo, no había probado nunca la carne de potro, servida como tal. Saludos
La próxima vez que visite el , 24 de la paloma pida las alubias rojas de Ibeas y verá lo que es bueno
A los buenos dias! He tenido ocasiones varias de catar esta carne pero al final me he decantado por otra cosa. Aunque he de reconocer que cada dia me cuesta más tener que comer carnes porque sé de lo "tratadas" que están, la forma de criar estos animales, libres y con pastos de monte, es un punto a favor. Pero, leches, así como lo cuenta,"quincenos de menos de 24 meses", me da mucha pena. Qué vida más corta, animalicos, tengo el mismo problema cuando se trata de lechales de cordero y otras criaturillas. Porque...... eso que cuentan algunos de que los animales los puso Dios para que nos alimentáramos los hombres, vamos, que no cuela!Un saludo!
ValdeBezana, no ValdeVezana.
Suscribo lo que dice "Lamardecuina",que pena. Claro que entonces tendríamos que dejar de comer lechazos y cochinillos y terneras. Un dilema
Egun on!Huy, qué poco puedo hablar yo de esta carne, se ve que de pequeña comí alguna vez carne de caballo pero no me acuerdo. La de potro la he visto en The English Cut pero no me ha llamado la atención sabiendo que es dulzona. Para mí, lo dulce, solo al final de las comidas.Al leer "Virtus", me he dicho: "Jó, la de veces que he pasado yo por ahí!" Me encanta el balneario de Corconte, estoy deseando ser viejecita. Y la rutina de parar en el Carloto, en La Población, tomar el cafecito, comprar el queso riojano de Los Cameros y las galletas de dulce de leche de Ramales y admirar la belleza y la paz del pantano... un lujo!
He sido un poco injusto porque dije que la carne de caballo no me gusta (la cecina sí) pero la de burro y cebra sí, pero he catado burros y cebras jóvenes, pero nunca potros. Ya he encargado unas piezas a una compañera de trabajo burgalesa. A ver. Comer un pollo no da pena a casi nadie pero un potrillo sí, porque ya tienen mirada, pero ni más ni menos que la de un corderito. Los rinocerontes, los tapires y los caballos es lo único que queda de los perisodáctilos. Tapires y rinocerontes se extinguirán y si sobrevivirán los caballos será porque nos son útiles. No veo mal comerlos, así los mantenemos además de disfrutarlos. Lo mismo se puede decir de los bisontes norteamericanos, que se venden en las carnicerías. Pues gracias a eso hay ya tantos. Ya podrían hacer los mismo con los bisontes europeos. Ahora, que cuando gran parte de la producción va a hamburguesas, adobados y cecinas... mal presentimiento. ¡Donde esté la ternera!
Una vez en un Spar de Sudáfrica me puse loco a comprar carne de kudú, de cebra, de búfalo, de avestruz y así. Unos negros se reían y me encaré con ellos. Pues claro, con razón. Me dijeron que, si era blanco y con dinero, por qué no compraba ternera. Pues porque la ternera no es ningún misterio para mí, aunque tenga mejor carne. Gracias a que se vende carne de kudú, de cebra, de búfalo, de avestruz, de bisontes y de potros es porque a estos animales, como especie, les va mejor. Y a los hábitats donde viven ellos y otras especies, pues también. Así que comiendo potros no sólo les hacemos un bien, sino que hacemos mucho bien a las especies que viven con ellos y a nosotros mismos porque lo disfrutamos. Perfecto, y no es tontería. No hay más que salir al campo para ver cómo está.
Rosa, el cerdo no es un animal sucio, su limpieza depende de las condiciones en que lo mantenga el criador. Y lo de pocilgano ayuda mucho, suena fatal. :)
Magnífica carne, ligera y saludable. Me encanta
A propósito de las propiedades salutíferas de esta carne http://www.natursan.net/comer-carne-de-caballo-es-malo-para-la-salud/Para que luego digan
La carne del potro es buena para hacer filetes a la plancha y sobre todo tartar y cosas exóticas como esos niguiris de los que Vd habla. Si se empeñan en asar un chuletón fracasaran porque no es ni sombra de la vaca.
Boletus, prueba a estofar la carne y ya me dirás
Sencillamente espectacular la carne de potro y también la de caballo (tiernica y bien cocinada...). En Valencia se vende en supermercados de calle y en los mercados hay puestos exclusivos. Personalmente me encanta aunque la encuentro pelín carilla. Pero claro, la calidad se paga! Nada que ver con esa carne de cerdo o muchas de ternera que la pones a hacer y se cuece en su propia agua! Feliz martes
-- Ele:La ternera gallega y asturiana no sueltan agua en la sartén, como otras me imagino pero son las que yo conozco. En Eroski venden filetes gallegos envasados al vacío, por si te queda cerca. Ánimo para ese maratón que tienes pronto y feliz miércoles!