Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Rescates de montaña

Los accidentes en montaña han aumentado en los últimos años. El tema es bastante complejo y como tal debe ser tratado. Más accidentes, sin duda, pero no tanto en términos relativos porque también ha crecido el número de personas que practican deportes en este entorno. Deberíamos considerar, por un lado, la creciente afluencia de personas, muchas veces con una visión de la montaña y de sus riesgos que los medios han banalizado y situado más cerca de la aventura o el riesgo, que de una relación estrecha y respetuosa con el medio natural.

Convertir la montaña en lo que nunca fue, un recinto deportivo, hacer de la competición la forma predominante de relacionarse con ella y convertir el más difícil todavía en el sentido de las actividades que se hacen, aumenta considerablemente el riesgo de accidentes. Como exclamó el Conde Russell a finales del siglo XIX: “¿Qué queda ahora, escalar de espaldas?”. No está de más recordar que el rescate al que acudían los guardias muertos en León se produjo en una carrera, o que en la última edición del Trail Aneto Posets tres participantes tuvieron que ser rescatados. No todos los accidentes se producen en estas competiciones, frecuentemente animadas y subvencionadas por Instituciones públicas, pero es evidente el aumento de riesgo que suponen, y debería abrirse una profunda reflexión sobre estos y otros aspectos derivados de su proliferación.

Hay que ir, por tanto, mucho más allá de los cobros de los rescates o los carnés por puntos que pretenden responsabilizar solo a la víctima, sin actuar sobre las causas de fondo y las responsabilidades compartidas.— Amat Sánchez.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.