Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

El quinto tronco

El 6 de agosto se publicó el real decreto que regula la troncalidad en la especialización sanitaria. Se crea un tronco específico para la psiquiatría, el quinto tronco, que se separa así del resto de especialidades médicas. En mi opinión y en la opinión de otros psiquiatras se comete un grave error por anacronismo. La psiquiatría no debe ser nada más que una rama de la medicina. Cualquier otra concepción conlleva muchos riesgos.

La neurociencia actual acepta que la mente es una función del cerebro prácticamente exclusiva de los humanos, que se sustenta en la conectividad de la corteza prefrontal y que permite transmitir información entre generaciones mediante el lenguaje, lo que llamamos cultura. El objeto de la psiquiatría son las enfermedades del cerebro que ocasionan alteraciones mentales. Subrayo el orden: enfermedad, cerebro, mente. La psiquiatría es la medicina de la corteza prefrontal. Sus enfermedades obedecen a mecanismos genéticos, epigenéticos, inflamatorios y de otros tipos, que son comunes a toda la medicina. Es precisamente por nuestra condición de médicos que los psiquiatras podemos aportar algo a la salud mental.

Aislar la psiquiatría en un tronco formativo separado de la neurología es un disparate. Se pierde la oportunidad de crear un tronco formativo en neurociencias clínicas. El quinto tronco nos alejará aún más de la medicina y dificultará la consolidación de la psicología clínica en nuestros sistemas de salud. ¿La psiquiatría debe suicidarse? Ha llegado la hora.— Martín Vargas. Jefe de Servicio de Psiquiatría. Complejo Asistencial de Segovia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS