Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bob Geldof: “Es insoportable, es durísimo”

El cantante habla por primera vez tras la muerte de su hija Peaches y reconoce estar todavía destrozado

Bob Geldof con sus hijas Pixie y  Peaches.
Bob Geldof con sus hijas Pixie y Peaches. CORDON

Casi tres meses después de la muerte de su hija Peaches, sin que haya podido establecerse con certeza las causas, el músico Bob Geldof se ha reconocido todavía destrozado aunque dispuesto a regresar a los escenarios a modo de “catarsis”, en su primera entrevista desde la tragedia. “Es insoportable, es durísimo, pero lo único que puedes hacer es seguir adelante”, ha confesado el sexagenario líder del grupo Boomtown Rats en un programa televisivo matinal de este viernes.

Peaches Geldof, uno de los objetivos predilectos de la prensa británica del famoseo que intentó reciclarse en presentadora televisiva y columnista de prensa, fue hallada inconsciente en su domicilio de la campiña de Kent el pasado 7 de abril. La noticia de la defunción, al poco de su ingreso hospitalario, suscitó entonces toda suerte de especulaciones sobre el trauma que llevaba acarreando desde la muerte por sobredosis de heroína de su madre, Paula Yates, cuando solo contaba 11 años (y su hermana pequeña, Pixie, nueve). Uno de los últimos gestos de Peaches fue colgar en las redes sociales una foto de “yo y mi mamá”, circunstancia que alimentó las hipótesis nunca probada de suicidio. Tenía 25 años y se declaraba feliz con su nueva vida como madre de dos pequeños.

A lo largo de la entrevista con el canal ITV, Bob Geldorf ha eludido hablar sobre su antaño esposa, Paula Yates, que acabó abandonándole por Paul Hutchence, solista de la banda australiana INXS. Hutchence, un declarado entusiasta de los narcóticos, fue hallado muerto en la habitación de un hotel de Sydney en 1997. Tres años más tarde, un episodio similar se reproducía con Yates. “Durante tantos años, nuestra familia ha sido objeto del cotilleo nacional, para bien o para mal, pero admito que estamos impresionados ante el número de gente que nos ha escrito (a raíz de la muerte de Peaches), completos extraños con las mejores palabras hacia una joven que creo tuvo un impacto en su generación”, ha explicado, emocionado, en el plató de la cadena ITV. A Geldorf suelen preguntarle por la calle si es el progenitor de Peaches, “y no me molesta, al contrario, estoy orgulloso de ser reconocido como su padre”.

El músico, de 62 años, cuya fama obedece principalmente a su condición de pionero de conciertos benéficos del rock y pop británicos, ha accedido participar en la emisión televisiva en vísperas de la gira de su banda por Inglaterra y Escocia el próximo otoño. “Subirse a un escenario te deja físicamente exhausto, pero también aclara tu mente”, ha esgrimido sobre la decisión de regresar a primera línea de la escena en un momento de duelo.

Un mes después de la muerte de su hija mayor, Bob Geldor pidió a su novia de los últimos años, Jeanne Marie, que se casara con él: “Lo tenía planeado desde hace mucho tiempo y barajé posponerlo a causa de las circunstancias. Pero luego pensé que esta habitación (la familia) necesitaba un poco de aire y sobre todo nueva luz”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >