Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía colaborativa, de fiesta en un cabaret francés

'La era de las comunidades', ese es el lema del evento más importante dedicado a un nuevo modelo de consumo en alza, que se celebra en París del 1 al 7 de mayo con la participación de centenares de emprendedores de todo el mundo

Participantes en el Oui Share Fest 2014.
Participantes en el Oui Share Fest 2014.

No es casualidad que el escenario escogido para festejar la buena salud de la economía colaborativa sea un cabaret. Ni tampoco que lo más granado de la economía y el consumo colaborativo a escala global se dé cita en Francia. Después de todo aquí nació Ouishare, una comunidad internacional sin ánimo de lucro que aspira a ser el más ferviente adalid de la economía del “acceso compartido” en lugar de la “propiedad privada”. Un nuevo modelo empresarial que vive un crecimiento exponencial al margen de – o quizá gracias a – la crisis y por ello amenaza más de un status quo. Prueba de ello la dio la patronal de autobuses española el pasado mes de marzo al declararle la guerra a Blablacar, un portal online que promueve el uso compartido del coche.

La semana de festejos a la francesa es una iniciativa de hecho de Ouishare y se inicia de manera harto convencional en la Feria de París, que acogerá del 1 al 4 de mayo el Ouishare Village, un espacio lúdico para que los ciudadanos descubran nuevas prácticas colaborativas como los trayectos compartidos en coche, el couchsurfing, la impresión 3D, el crowdfunding o micromecenazgo y el alquiler de objetos P2P (entre particulares). Nuevas maneras de producir, consumir, intercambiar y financiarse que han surgido gracias a internet y las redes sociales. Se propondrá a los visitantes, por ejemplo, que se hagan una foto con un perfecto desconocido en el Fotomatón «Comparto coche» de Blablacar, decorado para la ocasión como el interior de un vehículo. También se invitará a los asistentes a dejarse asesorar por un consejero financiero “diferente”, porque no trabaja para un banco sino para una plataforma de crowdfunding como Ulule. Incluso se regalará un objeto a los visitantes del village, bajo la consigna «Todo debe desaparecer», siempre que estos se comprometan a iniciar una cadena para compartir bienes online y de manera gratuita a través de ShareVoisins. Y quien sea un manitas y ame la miel podrá apuntarse al taller de construcción de una colmena open source. En paralelo al Ouishare Village también del 1 al 4 se celebrará en París el Ouishare Labs Camp, un evento pensado en este caso para desarrolladores web deseosos de contribuir a la economía colaborativa.

Del 5 al 7 de mayo lo lúdico dejará paso a lo festivo, y de la feria se pasará al festival y a lo grande. El Cabaret Sauvage será el escenario por segundo año consecutivo de la Ouisharefest, el plato fuerte de la semana colaborativa. El escenario esconde, en realidad, cuatro espacios porque se trata de un complejo cabaretero compuesto de una carpa de circo, un barco y dos tiendas de campaña. Una de las tiendas se transmutará durante los días del evento en un FabLab, donde se construirán molinos de viento, muebles y colmenas, todo a base de código abierto. La Ouisharefest se define como «3 días de festival dedicados a la economía colaborativa». Se espera que acudan unos 1.000 «visionarios de la nueva economía»: líderes de opinión, emprendedores, ONG, activistas, funcionarios públicos, todos ellos provinientes de los cinco continentes para -en el circo, el barco o la tienda-, conferenciar, cocrear y conectar a partir del lema del encuentro: «La era de las comunidades».

Según explican en su web «las comunidades -conectadas por valores compartidos, conocimientos, recursos o por espacios digitales o físicos- están transformando las ciudades, las organizaciones y las acciones cívicas.» De hecho, las empresas de la economía colaborativa no suelen hablar de consumidores ni de clientes sino de comunidades. En el pasado las comunidades se creaban en el espacio físico pero hoy en día, gracias a internet, se crean en el espacio virtual. Vivimos cada vez más en la visionaria “aldea global” de MacLuhan.

Entre los visionarios presentes en París, pesos pesados del sector como Rachel Botsman (Collaborative Lab), Michael Bauwens (P2P Foundation), Bernard Stiegler (Ars Industrialis), Lisa Gansky (Meshlabs), Neal Gorenflo (Shareable) y los españoles Javi Creus (Ideas for change), Tomás Díez (FabLab Barcelona), David de Ugarte (Las Indias) y Vicente Guallart (Ayuntamiento de Barcelona). Durante los tres días se sucederán talleres, conferencias, charlas... un programa que, en línea con la filosofía Ouishare, ha sido co-creado por los organizadores y por las más de 150 personas que han querido contribuir a la causa.

Como colofón al festival se darán a conocer los 5 galardonados con los “Ouishare awards 2014”, unos premios que buscan reconocer y apoyar las mejores iniciativas de la economía colaborativa. En esta edición se han preseleccionado 17 proyectos procedentes de 10 países, entre ellos, España. En concreto tres iniciativas españolas optan a “llevarse la preciada estatuilla”: la plataforma de crowdfunding Goteo; Huertos compartidos, que conecta propietarios de tierras con personas interesadas en cultivarlas; y Guerrilla Translation, un espacio colaborativo entre autores y traductores para dar a conocer “ideas valiosas”. Igual que en la gala de los Oscar el festival concluirá con una fiesta “all-night” aderezada con música en vivo.

Se pueden seguir los preparativos de la Ouisharefest y lo que luego dé de sí a través del hashtag #osfest14