Famosos, contra los ‘drones’ cotilla

Las estrellas ven en los paparazis voladores a su nuevo peor enemigo Piden a los legisladores que se prohíba el uso de avioncitos teledirigidos para obtener 'robados'

Un 'dron' paparazi.
Un 'dron' paparazi.CHARLES PLATIAU (REUTERS)

Las estrellas de Hollywood han elevado su lucha contra los paparazis hasta el cielo. Un grupo de famosos ha pedido a las autoridades californianas que prohíban la toma de fotos desde el aire mediante el uso de drones o vehículos aéreos no tripulados. Se trata de la última moda entre los reporteros gráficos que, a la búsqueda de instantáneas robadas de las celebridades y sus familias, cuelgan sus cámaras en aparatos a mitad de camino entre aviones de juguetes teledirigidos y los sofisticados drones de uso militar.

Fue así como intentaron robarle una instantánea en la zona francesa de las Antibes a Paris Hilton o se colaron el pasado año en la boda de Tina Turner en Suiza. Ahora es la actriz Kristen Bell, conocida por su trabajo en las series Veronica Mars y House of Cards, además de por ponerle voz a la princesa Anna en el mega éxito animado de Frozen: El reino del hielo, quien se une a esta cruzada contra las nuevas armas del enemigo. Madre de la pequeña Lincoln, de 10 meses, la intérprete ha expresado su preocupación asegurando que teme que los paparazis “aterroricen” a su hija con estos nuevos métodos sobrevolando el jardín de su casa.

A la queja se han sumado otras actrices que, como Scarlett Johansson y Amy Adams o Halle Berry y Jennifer Garner con anterioridad, hacen lo posible por mantener la vida de sus hijos fuera del alcance de la prensa. Bell los denomina “paedorazzi” (mezclando los temidos términos de pedofilia y papazazzi) en la campaña que ha puesto en marcha en Internet y que bajo el nombre de NoKidsPolicy tiene como meta proteger a los menores de protagonizar estas imágenes. Algunos medios de comunicación estadounidenses se han sumado de manera voluntaria a la petición y prometen evitar la publicación de fotos de menores sin el consentimiento de sus familiares.

Halle Berry con su hija Nahla y Olivier Martinez en el aeropuerto de Los Ángeles.
Halle Berry con su hija Nahla y Olivier Martinez en el aeropuerto de Los Ángeles.Sharky / Splash News (Cordon Press)

Para combatir a aquellos que mantienen la determinación de difundirlas, son numerosas las peticiones de medidas legales que limiten el acoso de los fotógrafos a los famosos y a sus familias y allegados. Entre ellas está la legislación aprobada el año pasado gracias a la iniciativa de Berry y de Garner, que defiende el derecho de sus hijos a crecer en el anonimato y amplía el significado legal de lo que se considera acoso a cualquier fotografía publicada de un menor sin consentimiento de su padre o tutor.

La medida se suma también a otros frenos contra las fotos robadas como la que en California se conoce bajo el nombre de enmienda Aniston y que, a iniciativa de la actriz que la bautiza, pone freno a las persecuciones automovilísticas que la intérprete de Friends asegura sufrir cada vez que sale de casa y que dieron como resultado la muerte de la princesa Diana en 1997. Esta medida hizo posible que se impusiera a los paparazis implicados multas superiores a las que sufren los conductores ebrios. También en Hawái la llamada propuesta Steven Tyler, en alusión al líder de Aerosmith que pedía que se prohibiera sacar fotos a “personas de interés” en las playas públicas de la isla, fue aprobada por las autoridades del Estado.

Más allá de la campaña de Internet de Bell, la Justicia californiana ya analiza la legalidad del uso de drones tanto en manos de paparazis como de otras instituciones y, la semana pasada, las autoridades competentes solicitaron que su uso oficial requisiera de una orden de registro por parte de las autoridades, a menos que se trate de una emergencia. En esa misma sesión, la asamblea californiana también escuchó una propuesta para ilegalizar la presencia de reporteros gráficos a la puerta de colegios y hospitales para evitar así que se fotografíe no solo a los famosos y a sus hijos sino “a los compañeros de clase, que no deben de ser víctimas” de este apetito insaciable de imágenes por parte de la prensa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS