Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo de "yo pirateo series por falta de alternativas" ya no es excusa

La clausura de Seriesyonkis se puede entender como un asunto generacional: ¿es la era de las alternativas legales al pirateo?

Conocer al asesino de 'True detective' cuesta menos de diez euros
Conocer al asesino de 'True detective' cuesta menos de diez euros

Cuando ICON publicó ayer, en su página web, un texto sobre el fin de Seriesyonkis, las redes sociales reaccionaron con una conclusión inesperadamente clara: el cierre de esta web, que permitía visionar series de forma gratuita e ilegal, era una cuestión de relevo generacional. "Detrás de mí vendrá quien mejor lo hará", se barruntaba un tuitero que se hace llamar Juan Carlos. "Ahora tocan los paraísos tecnológicos".

¿Es de verdad el turno de estas plataformas legales, o sigue siendo el visionado libre de series una utopía futurista? Si la gente piratea, ¿es porque no tiene dónde pagar por ese contenido... o porque no quiere? ¿Tan difícil es romper el hábito de consumir contenidos millonarios de forma de gratuita? El lado pirata de la vida puede tener su romanticismo, si nos imaginamos como aquellos corsarios de parche en el ojo. Pero no tanto si nos fijamos en los que operan en la costa de Somalia.

Filmin.es

Turno para el gafapastismo. Porque Filim.es es una plataforma pensada para ellos. Cine y series independientes y cortometrajes son su reclamo. Vamos, que si te estudias de pe a pa el Festival de Sundance, esta es tu web. El alquiler de películas y capítulos cuesta desde 1,95 euros. Aunque si a lo que aspiras es a ser el próximo Amenábar, puedes subir tu propio cortometraje y optar a que sea el mejor del mes. También, como sus competidores, en ordenadores, tabletas y móviles, Play Station, Apple TV y televisiones inteligentes.

Yomvi / Canal+ Series

Yomvi es la aplicación de Canal+ para ver en Internet los contenidos de la plataforma de televisión. Se puede utilizar tanto si eres abonado a ella como si no. Si lo eres, puedes acceder tanto a canales en directo contratados, como a contenidos ya emitidos. Entre ellos, las series y el amplio catálogo de Canal+ Series. De hecho, Canal+ ha redoblado el esfuerzo y los capítulos se pueden ver en España al día siguiente de ser estrenados en Estados Unidos (y sin tener que sufrir los a veces desconcertantes subtítulos que pululan por las webs de enlaces): todo en orden para no perderse el último susurro inquietante de Matthew McConaughey en True Detective o la maquiavélica carrera política de Kevin Spacey en House of Cards, por poner un par de ejemplos de series que han batido récords de importación recientemente.

Aun sin ser abonado a Canal+, también se puede utilizar Yomvi con una suscripción mensual de 9,95 euros con la que se puede acceder a 1.300 títulos y a nueve canales de televisión. Y tanto con este abono, como si no se dispone de él, basta con registrarte para acceder al servicio de taquilla, donde hay alquiler de un millar de películas desde 3 euros. La aplicación está disponible para ordenadores, móviles, tabletas, sistemas de smart tv y la consola Xbox. Vamos, que si se está más enganchado a las series que los pandilleros de The Wire al crack de Avon Barksdale, puede ver su capítulo en un viaje en tren si así se diera la circunstancia.

Wuaki.tv

Y esa es solo una opciónde cuantas hay en España para seguir dejando a un lado la vida social para consumir series y cine a placer sin romper la ley (o, si ese incentivo no es lo suficientemente convincente, ahorrarse que alguien le dé el discurso sobre cómo le está robando el pan a los creadores de contenidos). Wuaki.tv es una compañía nacida en España que ha sido comprada recientemente por Rakuten, la tienda online más grande de Japón y la tercera del mundo. Disponible en ordenadores, smart tv, consolas, móviles y tabletas, dispone de películas gratis y alquileres desde 1 euro. También hay series, aunque su catálogo es más reducido. Su tarifa plana cuesta 6,99 euros al mes.

Webs de cadenas

Más allá de los videclubs, que hace tiempo que se mudaron de los locales a pie de calle a internet, las televisiones también están buscando dar salida a sus contenidos a través de la red. A las aplicaciones de operadores, como el mencionado Yomvi de Canal+ u otras que ofrecen ONO o Movistar TV, la mayoría de canales que sintonizamos en casa ya tienen aplicaciones para teléfonos móviles y tabletas, y en las webs de cada una de ellas vuelcan gran parte de su programación. Algunas, como TVE, también están disponibles en los sistemas de smart tv. Así que el espectador ya no tiene por qué decidir entre una serie u otra en horario de máxima audiencia. Puede ver las dos en diferentes momentos y por cauces perfectamente legales. Internet brinda este tipo de libertades y no solo aquellas con connotaciones negativas.

iTunes / Google Play

Por último, están aquellas empresas de tecnología hijas de Silicon Valley que buscan expandirse hasta donde pueden. Google, por ejemplo, tiene la aplicación Google Play, donde se puede alquilar o comprar películas. Apple tampoco es menos y lleva años con su iTunes ofreciendo un servicio similar.

En definitiva, se puede sobrevivir a la necesidad de series y cine sin las páginas de enlaces. De hecho, cada vez es mayor la oferta de contenidos en internet de manera totalmente legal. Los precios también se van ajustando. Aunque estas plataformas tampoco garantizan un remedio para dejar de ir por la vida con ojeras hasta el suelo. La culpa seguirá siendo de aquel que se repita hasta el amanecer “un capítulo más y me voy a dormir”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.