Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modelo de lencería a los 62 años

Jacky O’Shaughnessy ha roto todo tipo de convenciones y se ha convertido en la nueva imagen de la línea de ropa interior de American Apparel

La modelo  Jacky O’Shaughnessy.
La modelo Jacky O’Shaughnessy.

Los exagerados retoques digitales hacen prácticamente imposible que se distinga una arruga en una campaña publicitaria. Sobre todo si se trata de lencería. Pero a sus 62 años, Jacky O’Shaughnessy ha roto todo tipo de convenciones y se ha convertido en la nueva imagen de la línea de ropa interior de American Apparel. La cadena de moda pronta ha publicado la foto en las redes sociales en la que se ve a la sexagenaria ataviada con solo un conjunto de encaje y estrías a la vista, acompañada de la frase “Ser sexi no tiene fecha de caducidad”.

O’Shaughnessy fue descubierta por la marca estadounidense en 2011 mientras cenaba sola en un restaurante neoyorkino. Nunca había oído hablar de la firma y el encuentro fue su primer contacto con la profesión de modelo, pero la experiencia le agradó tanto que trabaja para ellos desde entonces. La exactriz da al traste con los estereotipos que rodean su recién estrenada profesión, definiéndola como creativa e interesante. “Había leído muchas veces que el trabajo de maniquí es como poco insulso pero requiere energía y habilidad para comunicarse sin palabras” dijo a la web Fashionista.com.

American Apparel es una empresa acostumbrada a hacer ruido. Su publicidad, generalmente protagonizada por aficionados se basa en el uso de imágenes de alto contenido sexual que no desentonarían en una revista erótica. Y su fundador Dov Charney es un personaje contradictorio, que se mueve en la nebulosa entre lo reivindicativo y provocador. Por un lado defiende los salarios dignos y la producción local; por otro, se ha visto envuelto en acusaciones de discriminación y acoso sexual por parte de sus empleadas, aunque la mayoría no han salido adelante. Últimamente la marca ha dado de qué hablar por usar maniquíes en sus escaparates con vello púbico a la vista y comercializar camisetas ilustradas con vaginas en plena menstruación (la firma entregó la mitad de las ganancias por ventas del artículo a una organización de apoyo a las mujeres artistas).

Aunque sus maniobras publicitarias suelen causar urticarias, la elección de una veterana como imagen ha suscitado reacciones predominantemente positivas. Lo que no vendrá mal teniendo en cuenta que las ventas de la cadena y el precio de sus acciones han caído nada más comenzar el año.

American Apparel no es la primera empresa que usa a mujeres en edad de jubilación. Ni siquiera la que utiliza la modelo más longeva. La instantánea de O’Shaughnessy había sido tomada hace tiempo, pero ha sido difundida este año tras el éxito de otras maniquíes de tercera edad. Carmen Dell'Orefice, de 82 años y Daphne Selphe, de 86 acaparan portadas de revistas de moda y Alber Elbaz, diseñador de Lanvin, seleccionó a la bailarina octogenaria JacquieTajah Murdock para una de sus campañas de 2012. Las damas de pelo blanco ya no limitan sus salidas a salones de té y partidas de bridge. Despiertan interés, su estilo se documenta en blogs especializados como Advance Style, y algunas saben cómo sacar partido de esta época dorada de la arruga.