Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair niega una relación con la mujer de Murdoch: “Son delirios de un viejo”

Según 'The Mail on Sunday', los encuentros han sido la causa de la ruptura del ex primer ministro y el empresario de la comunicación

Tony Blair y Wendy Deng.
Tony Blair y Wendy Deng. CORDON

Tras la explosión de la bomba Murdoch sobre la cabeza de Tony Blair, a quien el tabloide británico The Mail on Sunday’ acusó veladamente el domingo de ser la razón oculta que ha provocado el divorcio entre el magnate australiano de la comunicación Rupert Murdoch y Wendi Deng, con la que estuvo casado 14 años, han llegado las reacciones. La más acalorada parece haber sido la de Cherie Blair, esposa del ex primer ministro británico. Aunque el periódico acusador evita decir explícitamente que entre Deng y Tony Blair hubiera relaciones impropias, la simple sugerencia de que eso hubiera podido ocurrir –se hablaba de encuentros en la casa de Murdoch a escondidas del magnate y en diferentes puntos del planeta- ha hecho estallar la ira de Cherie, casada con el político laborista desde hace más de tres décadas.

Según otro tabloide, The Mirror, el enfado de Cherie no se debe a un ataque de celos si no todo lo contrario: la esposa de Tony Blair defiende a su marido y se siente ultrajada ante las sospechas que se ciernen ahora sobre él. No obstante, los rumores no parecen haberle sentado bien. “Obviamente no está contenta ante las especulaciones públicas sobre su marido. ¿Quién podría estarlo?” publica The Mirror citando a una fuente anónima cercana a la pareja Blair, quién además añade: “Imagínate lo difícil que ha tenido que ser para él decírselo (lo que se iba a publicar)”. Nadie tiene nombres ni apellidos en lo publicado por The Mirror. “No creo en estos rumores. Su matrimonio es fuerte” dice un amigo. “Blair estuvo con Murdoch días o semanas antes de que se anunciara el divorcio y no hubo ninguna señal que indicara que algo iba mal entre ellos” dice alguien del entorno laborista.

Otras fuentes aseguran que ante la noticia, el entorno de Tony Blair ha reaccionado de inmediato negando las acusaciones de Murdoch y acusándole de tener “delirios de un hombre triste y viejo”. Durante años Blair fue íntimo amigo de la pareja Murdoch-Deng, e incluso fue invitado al bautizo de una de sus dos hijas. Además, la relación entre el político y el empresario fue tan positiva que en un giro inesperado sus tabloides, de corte políticamente conservador, llegaron incluso a pedir el voto para Blair en las elecciones de 1997.

Según lo publicado en The Mail on Sunday, Murdoch habría declarado que rompía relaciones para siempre con Blair, amigo desde hace casi dos décadas, tras descubrir que éste se había visto varias veces con su ex mujer a sus espaldas.

Por su parte, la única reacción de Murdoch ante la noticia ha sido un escueto “No hay comentarios” aunque The Mirror añadía ayer más leña al fuego al afirmar a través de un ejecutivo de News Corp que una auditoria en la empresa desveló mensajes íntimos entre Blair y Deng, y eso alimentó las sospechas de Murdoch. “Sea cual sea la verdad, la relación entre Blair y Murdoch ha terminado” afirmaba esa fuente. Según otro ejecutivo cercano al magnate, que tampoco se identifica, “si alguien cree que Murdoch ha puesto fin a su matrimonio y a una amistad tan larga sin ninguna razón está seriamente equivocado”.

No es la primera vez que estos rumores se ciernen sobre Blair: cuando Murdoch anunció su divorcio el pasado junio ya se especuló con esa posibilidad. Y también entonces, Cherie Blair salió en defensa de su marido.

La semana pasada Murdoch y su exmujer llegaron aun acuerdo de divorcio que pone fin a los 14 años de matrimonio de la pareja. El fundador de News Corp, de 82 años, había presentado los papeles del divorcio a mediados de junio y todo hacía presagiar que se trataría de una de las rupturas más millonarias de la historia, hasta que, pocos días más tarde, se supo que la fortuna de Murdoch estaba blindada: antes de casarse, el empresario había hecho firmar a Deng un conveniente acuerdo prematrimonial.

Una fuente citada por la edición digital de la revista Hollywood Reporter asegura que el dueño del clausurado News of the World no ha tenido problema en cederle a Wendi Deng el lujoso piso de la Quinta Avenida donde ella ha seguido viviendo con las dos hijas del matrimonio tras la separación. Además, la casa que ambos poseían en Pekín, capital del país de origen de Deng, permanecerá también como propiedad de la exmujer del magnate.

“Nos complace anunciarles que hemos llegado a un acuerdo amistoso en cuanto a todos los temas relacionados con nuestro divorcio”, han escrito ambos en un comunicado conjunto. “Seguiremos adelante con el respeto mutuo que nos tenemos y con el interés que compartimos por la felicidad y la salud de nuestras dos hijas. No haremos más comentarios al respecto”.

Se trata del tercer divorcio para Rupert Murdoch, que, tras el segundo, procuró no volver a cometer el mismo error. Anna Torv, su segunda mujer, logró quedarse con 1.275 millones de euros cuando se separaron, en 1998, tras 32 años de matrimonio.

 

 

Más información