Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Egipto en estado de excepción

Lo que está ocurriendo en Egipto, es decir, la matanza indiscriminada de civiles inocentes a manos del Ejército que dio el pasado 3 de julio un golpe de Estado, es inaceptable y no deberíamos permanecer callados ni un minuto más.

Podemos recelar del intento islamista de imponer su voluntad civil y religiosa a la sociedad civil egipcia —si puede hablarse de tal cosa en los países musulmanes—, pero el depuesto y secuestrado Morsi fue elegido en unas elecciones libres y democráticas que dieron la victoria a los Hermanos Musulmanes. Ocultar esa realidad con eufemismos o tergiversaciones, como han hecho la mayoría de los Gobiernos occidentales, incluido el de España, no solo es una muestra de hipocresía y de estrecho cálculo político, siempre sometido a los intereses geoestratégicos de Estados Unidos, sino que supone de facto la complicidad con los incesantes asesinatos derivados del golpe. Esa sangre nos salpica a todos.

Alterar el equilibrio de la balanza política de Oriente Próximo trucando los pesos es una medida intervencionista, injusta y peligrosísima. Si así queremos cambiar la actitud de los pueblos islámicos hacia Occidente o redefinir el escenario político de la región, no haremos sino crear allí un polvorín cuya explosión nos alcanzará a todos, sobre todo a los países mediterráneos.

Egipto, por su escala demográfica, económica y cultural no es Túnez ni Libia, ni siquiera Siria. Una guerra civil en Egipto tendría unas consecuencias imprevisibles.— José Manuel Asensio Villar.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.