Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stephen Fry tiende la mano a John Galliano

El actor británico ha ofrecido trabajo al diseñador en su próxima obra de teatro

El diseñador John Galliano.
El diseñador John Galliano. CORDON

John Galliano sigue en busca de una oportunidad para retomar su carrera y parece que el actor Stephen Fry está dispuesto a dársela. El actor se ha puesto en contacto con el diseñador para que cree su vestuario para su próximo proyecto profesional, La importancia de llamarse Ernesto.

Fry, que también es el director de esta versión teatral de la obra, ha sondeado igualmente a  Sarah Burton de Alexander McQueen y a Roland Mouret. Si Galliano hace finalmente el trabajo, sería su primer proyecto en solitario desde que salió de Dior tras su muy publicitado escándalo. También significaría un retorno al teatro. Antes trabajó como decorador de Judi Dench cuando interpretó a Lady Bracknell, en el Teatro Nacional en 1982.

Según el Daily Mail, Fry  "quiere  trajes para conseguir aplausos cuando el telón se levante."

Hace ahora un mes John Galliano rompió su silencio en una entrevista para a revista Vanity Fair del Reino Unido y luego en televisión. Lo hizo en el programa Charlie Rose. En él y durante una hora habló de la situación que atraviesa tras pronunciar insultos antisemitas que provocaron su despido de la Casa Dior. Además de su mensaje sorprende la imagen que tiene: se ha quitado la barba, recogido el pelo escrupulosamente, va vestido de manera formal y en su cara se ve el paso de los años.

"¿Reconoces que lo que dijiste era odioso, repugnante, antisemita?" le preguntó Rose."Si. Me disculpo" para luego asegurar que asume la responsabilidad de sus adicciones y su comportamiento. "Utilicé la bebida para detener las voces", admite. "El consumo me arrastró muy lentamente. Comenzó ciclicamente. Después de cada colección, después de cada creación...actuaba como Dios." 

El diseñador gibraltareño, de 52 años, que ha sido vetado en Israel, como profesor en Nueva York, y que mantiene una batalla legal con Dior por despido improcedente de su puesto de director creativo, asegura estar "agradecido" por lo sucedido. "He aprendido mucho sobre mí mismo. He redescubierto a aquel niño que tenía el ansia de crear, que creo que había perdido. Estoy vivo", afirma.