Miedo ¿se nace o se hace?

Cartel de "Vertigo", Saul Bass (1958)

Manhattan, principios del siglo xx. Se proyectan los primeros rascacielos en pleno corazón de Nueva York y surge un problema: ¿qué obreros iban a construirlos? Si pensamos en que los edificios más altos que se habían realizado hasta aquel momento contaban con seis o siete plantas, es fácil imaginar el miedo de los trabajadores a la hora de subirse a andamios a cien metros de altura. Pero los rascacielos se construyeron y no fue precisamente por la capacidad de convicción de sus promotores, sino por una solución creativa: se contrató a indios cherokees y oaks, familiarizados con las alturas y sin el menor atisbo de vértigo. Además de construir los primeros rascacielos, los indios nos dieron otra clave: el miedo se puede matizar con la educación.

¿Tiene vértigo? Si es así, tiene una buena excusa: el miedo a la altura está codificado en nuestros genes. Se comprobó en un experimento denominado precipicio visual. Se unen dos superficies a determinada altura, una opaca y otra transparente, de forma que esta última parece suspendida en el vacío. Se coloca en el medio de las dos superficies a un bebé de varios meses. ¿Hacia dónde gateará? En la totalidad de los casos hacia la opaca, al igual que otros animales: cachorros de pollos, gatos o monos, todos excepto los acuáticos. Los patos o las tortugas se van de cabeza a la superficie transparente.

Nacemos con miedo a la altura, independientemente de haber vivido una experiencia desagradable o de padecer vértigo. Sin embargo, la cultura, la educación y los refuerzos positivos son capaces de modular nuestros miedos innatos, como se observó en Nueva York a principios del siglo xx. Mientras que nuestras madres se ponían de los “nervios” cuando queríamos subir a un árbol, las madres de los indios cherokees y de los oaks parece que les animaban para que llegaran a lo más alto. La confianza de las personas que nos importan nos ayudan a trepar y por supuesto, a superar las dificultades, como se comprobó en una variante del experimento del precipicio visual: el 74 por ciento de los niños lograron atravesar la superficie transparente ¡cuando su madre estaba al otro lado sonriendo! Una buena noticia para superar nuestras dificultades: La confianza nos eleva a las alturas, su ausencia nos sumerge en los temores.

En definitiva, la confianza es la llave con la que se deshacen nuestros miedos. Al principio necesitamos la de nuestros padres, luego de amigos, jefes o compañeros. Pero no nos engañemos, la auténtica confianza que nos permite afrontar nuestras incertidumbres es la que tenemos en nosotros mismos.

RECETAS

  1. Para ayudar a alguien a afrontar sus temores hemos de confiar primero en él. Como diría Goethe: “Trata a un hombre tal y como es y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede ser y debe ser y se convertirá en lo que puede y debe ser”
  2. Si queremos ir afrontando nuestros miedos, debemos preguntarnos si realmente confiamos en nosotros. Si la respuesta es negativa, tenemos un trabajo previo que realizar.
  3. Y por supuesto, divertirnos con lo que hacemos. Es más fácil trepar por un árbol cuando disfrutamos de ello.
  1. Para ayudar a alguien a afrontar sus temores hemos de confiar primero en él. Como diría Goethe: “Trata a un hombre tal y como es y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede ser y debe ser y se convertirá en lo que puede y debe ser”
  2. Si queremos ir afrontando nuestros miedos, debemos preguntarnos si realmente confiamos en nosotros. Si la respuesta es negativa, tenemos un trabajo previo que realizar.
  3. Y por supuesto, divertirnos con lo que hacemos. Es más fácil trepar por un árbol cuando disfrutamos de ello.

La confianza en nosotros mismos es el mejor antídoto para enfrentarnos a nuestras incertidumbres (y para trepar por las alturas).

Fuente: Walk, R. D., y Gibson, E. J. (1961), "A comparative and analytical study of visual depth perception", Psychological Monographs. 75, 519. El “precipicio visual” también se recoge en Marks, I. (1991): Miedos, fobias y rituales: Los mecanismos de la ansiedad, Martínez Roca, Barcelona.

Comentarios

El miedo és exactamente como la mujer: no se nace una mujer, se hace una mujer, lo dice Simone de Beauvoir en su libro El Segundo Sexo - Vol 2
miedo es lo que desde siempre el Estado español, podrido hasta el tuétano, trata de inducir entre la población. aquí hay una inversión total de valores, pues la administración, toda, está encalomada sobre los teóricos ciudadanos, a los que explota y oprime. hay que acabar con ellos.
Muy cierto, los miedos se adquieren o se quitan.A las personas como a los animales se les puede educar para superar los miedos.Incluso para superar las carencias físicas.Manejando el subconsciente de las personas, o también aportándoles una meta, o un objetivo.Se transforman las personas, y se gana muchísimo en las actitudes y en la influencia para con los demás.Son simples manuales para el liderazgo y la conducción de grupos, ya sea de trabajo, o de otro tipo. Pero lo mismo que el miedo se consigue erradicar de las mentes poco atrevidas.También se puede inducir aplicando un severo castigo, u obligando a frenar las iniciativas naturales y normales a base de coartar y censurar. Por lo tanto la deducción es muy importante, para tener personas sanas y enteras socialmente.Lo mejor es adecentar la base de su formación desde el nacimiento, aportando socialmente una sana estabilidad y seguridad desde el inicio mismo.Ya que el grupo es la suma de las individualidades, tendremos un grupo fuerte y estable, si tenemos personas individualmente sanas, estables y saludables.Como hacían las madres de aquellos indios con sus hijos, que luego eran buscados para trabajar en las grandes alturas de los rascacielos.Como personas altamente cualificadas.
...y qué es la confianza en sí mismo? En ocasiones nos quedamos con lo superficial: adoptar poses y gestos de seguridad que sacrifican la verdad de lo que seguimos siendo en el fondo y no trabajando lo esecial que es el autoconocimiento y la capacidad de análisis para saber por qué tengo miedo. CUánta gente que va de confiada y segura por sí mismo sacrificando la verdad y el autoanálisis......el todo es mostrar confianza y seguridad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS