Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un ejemplo inhabitual

Antonio de Guindos ha dado un ejemplo inhabitual al dimitir irrevocablemente de su cargo en el Ayuntamiento de Madrid.

Antonio y yo nos conocimos hace 44 años, cuando ambos estudiábamos Económicas, y ha sido siempre para mí, además de un amigo entrañable, un ejemplo de los valores que la mayoría de las personas queremos para nuestros hijos: honradez, laboriosidad, lealtad, compromiso y sentido común.

Cuando fui nombrado en 2001 consejero de Trabajo de la Comunidad de Madrid, Antonio de Guindos aceptó ser mi viceconsejero y durante año y medio, hasta su marcha al Ayuntamiento, su gestión eficaz y rigurosa, su cordialidad y su vocación acreditada de servicio al ciudadano fueron elogiadas por cuantos se relacionaron con la consejería: sindicatos, asociaciones empresariales y miembros de la economía social.

Antonio es, y ha sido siempre, un servidor público ejemplar, en la Administración del Estado, en la Seguridad Social, en la Comunidad de Madrid y en el Ayuntamiento de Madrid, pero, además, ha sido para mí un amigo cuyo consejo y apoyo en asuntos éticos y de conciencia he agradecido en muchísimas ocasiones y cuya amistad valoro como una de las mejores cosas que me han ocurrido en esta vida.— Luis Peral Guerra. Senador por la Comunidad de Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.