Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBUT

Una 'top model' en las revueltas árabes

Elisa Sednaoui, musa de Karl Lagerfeld, se convierte en documentalista

La modelo de origen egipcio filma las consecuencias de la caída de la dictadura en el país

Río de Janeiro
La modelo Elisa Sednaoui, en la presentación del calendario Pirelli 2013, en Río de Janeiro.

¿Cuál es su causa?

No todas las noches la sientan a una a cenar frente al actor Owen Wilson y a un paso de Sofía Loren. Sin embargo, la del martes 27 de noviembre, durante la gala de presentación del calendario Pirelli 2013 en Río de Janeiro, Elisa Sednaoui parecía absorta en su smartphone, ajena al glamour que la rodeaba. La modelo, una de las más cotizadas del mundo, imagen de Chanel, Armani y Cavalli, subía en Twitter su look “de superheroína” para la ocasión y una foto junto a su madre, que la acompañaba. Pero su cabeza estaba a 10.000 kilómetros de distancia, en Egipto, donde el decretazo del presidente Mohamed Morsi que situaba el poder gubernamental por encima del judicial devolvía la sentada a la plaza de Tahrir. Esa misma noche, Sednaoui retuiteaba que el festival de cine de El Cairo había sido pospuesto en solidaridad con los protestantes. Y acto seguido tuiteaba la nueva declaración constitucional de Morsi especificando: “Tiene toda la pinta de que quieren sentar las bases para una nueva dictadura”.

¿En qué se estrena?

La modelo de origen egipcio personificaba así todo lo que el calendario Pirelli reclama con esta edición solidaria. Tradicionalmente, sus páginas las ocupan las mujeres más deseadas retratadas por nombres de peso en la moda. Pero para esta ocasión se ha elegido al fotógrafo de guerra Steve McCurry, que a su vez solicitó que sus protagonistas estuvieran involucradas en causas sociales. La de Sednaoui se materializa en Kullu Tamam (“todo va bien”, en árabe), el documental que está realizando junto a su amiga Martina Gili sobre las consecuencias de la primavera árabe. Espera rematar el rodaje en enero y estrenarlo a lo largo de 2013. El día anterior a la fiesta, desde una suite de Copacabana, reflexionaba, en perfecto castellano: “Después de la revolución quise abordar la situación de Egipto desde una perspectiva diferente. Me centré en cómo ha repercutido en la zona rural. En concreto, en Lúxor, al sur, donde vive mi padre. De pronto todo el mundo quería el cambio y hablaba de libertad. Pero, ¿qué quieren cambiar concretamente? ¿Qué harían con esa libertad? Ese fue el punto de partida del documental”.

Hija de la globalización

Durante el rodaje ha trabajado con la asociación francesa Asmae, dedicada a reforzar la educación en países necesitados. “Me gusta porque es una organización laica. Se ocupa de niños con dificultades económicas, huérfanos y discapacitados. Esto último me parece primordial, porque es un país donde se esconde a los niños con discapacidad, es un tema tabú, piensan que es una maldición de dios”.

Sabe lo que significa crecer en Egipto. Se considera a sí misma “una hija de la globalización”. Nació en Roma hace 25 años. Sus padres, una modelo italiana y un arquitecto egipcio, se separaron siendo ella muy niña. Tras pasar sus primeros años en un pueblo en Piamonte, junto a su madre, se trasladó a vivir con su padre, Olivier Sednaoui, a Egipto. Estudió en París, donde comenzó su carrera de modelo con 15 años. A los 18 vivió en Nueva York. Con 19, pasó un año en Barcelona. “Tuve un novio allí”, revela. “Y antes tuve la desgracia de enamorarme de un mexicano. Así que hablo español gracias a una desgracia. Elijo la palabra a conciencia”, dice esbozando una enigmática sonrisa.

¿Qué pedigrí tiene?

Aunque ella jamás haría un solo comentario al respecto, resulta imposible pasar por alto que Elisa Sednaoui es la chica con quien Alex Dellal olvidó a Carlota Casiraghi. Los vimos en febrero en las playas de Ipanema, en Río de Janeiro. Y este verano, retozando en un yate entre Ibiza y Formentera. Y saliendo cogidos de la mano en octubre de la presentación de la exposición The little black jacket, para la que Karl Lagerfeld fotografió a la modelo, entre otras personalidades que iban desde Tilda Swinton a Yoko Ono.

El káiser de la moda la apadrinó profesionalmente, utilizándola como musa en sus campañas, colecciones, comparecencias en la alfombra roja y hasta un cortometraje. Ella es lo que en el sector se conoce como una modelo celebrity, un estatus reservado a muy pocas. Su otro padrino -“el espiritual”, especifica- es el zapatero Christian Louboutin, a quien su padre construyó una casa en Lúxor. Su pedigrí la emparenta también con un primo prestigioso, Stéphane Sednaoui, fotógrafo y realizador de videoclips. Ella misma se ha puesto a prueba dirigiendo un videoclip para su amigo el artista electrónico Chaim. Actualmente vive en Londres, pero busca casa en Los Ángeles. Probablemente para reforzar su incipiente carrera de actriz. Tiene cinco películas en su haber. La última, La leyenda de Kaspar Hauser, coprotagonizada junto a Vincent Gallo.