Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La casa real sueca, patas arriba

Hay rumores de embarazo de Magdalena y noticias de los escarceos del rey Carlos Gustavo

Magdalena de Suecia con sus padres, la reina Silvia y el rey Carlos Gustavo, en una gala en Nueva York. Ampliar foto
Magdalena de Suecia con sus padres, la reina Silvia y el rey Carlos Gustavo, en una gala en Nueva York.

Magdalena de Suecia, la hija menor de los reyes Carlos Gustavo y Silvia, ya no fuma ni bebe alcohol y se alimenta de productos ecológicos. La revista sueca Se Och Hör no necesita más datos y solo encuentra una explicación a tantos cuidados: está embarazada. La casa real ha declinado hacer comentarios al respecto. Los portavoces de la corona tampoco hablaron cuando la princesa rompió en 2010 con su novio de casi una década, el abogado Jonas Bergström.

Se habían prometido en matrimonio y todo estaba listo para la boda, pero él la engañó con otra. Destrozada, ella comenzó una nueva vida en Nueva York. Lo consiguió, porque de allí es su actual pareja, Chris O’Neill, corredor de Bolsa.

 Esta no es la única noticia sorprendente que sale de la familia real sueca. Carlos Gustavo reconoció unos amoríos y aseguró haber recompuesto su matrimonio con la reina Silvia. El soberano salió así al paso de la publicación de una biografía no autorizada, El monarca reticente, que relataba visitas a clubes nocturnos, juergas vigiladas por los servicios secretos y hasta una relación seria con la cantante local Camilla Henemark.

El pasado, sin embargo, persigue de nuevo a la casa real sueca. Un fotomontaje satírico firmado por la artista nórdica Elisabeth Ohlson Wallin presenta a la pareja real en una situación comprometida: el rey preside una comida donde Camilla se ofrece como alimento forrada de pizzas; la reina, nacida en Alemania, barre una esvástica bajo la alfombra.

El príncipe Carlos Felipe también está en el ojo del huracán por su relación con la actriz de realities Sofía Hellqvist. La pareja, que ya convive, afronta la aparición de fotos de ella en su antiguo trabajo en las que se la ve con poca ropa, algo que ha provocado el enfado de los reyes. Visto el panorama, muchos suecos sonríen al recordar el escándalo que se organizó cuando se supo que la heredera salía con su entrenador. Una pequeñez ante lo que se avecina.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >