Famosos que se mofan de sí mismos

FunnyorDie ofrece vídeos que graban artistas en busca de un giro profesional

Paris Hilton y Martin Sheen.
Paris Hilton y Martin Sheen.

Sin Pearl no hubiera habido nada. Ni Paris Hilton convertida en estrella de las elecciones de 2008, ni Mike Tyson imitando de manera descacharrante al republicano Herman Cain, ni Justin Bieber imitando a la famosa ardilla de mirada dramática que popularizó el YouTube primigenio. El 17 de abril de 2007, Pearl, esta niña malhablada protagonizó un vídeo de dos minutos llamado The landlord (El casero) en el que se plantaba ante el actor Will Ferrell (Elf, Melinda y Melinda), y, entre tacos y amenazas estilo mafioso de Scorsese, le pedía a gritos el alquiler del piso en el que se desarrolla el corto.

Esa boutade fue recibida con 30.000 visionados por hora. Y la web que la publicó, FunnyorDie, dejó de ser una idea, un concepto de página en la que se albergarían vídeos graciosos producidos por Ferrell, su fundador, y amigos para convertirse en un bastión de la comedia estadounidense y la productora de contenido online más rentable de nuestros tiempos.

Eso es lo que, en teoría, ofrece FunnyorDie: vídeos cómicos. En la práctica, es una máquina de generar fenómenos virales que se ven una media de 62 millones de veces al mes y que son, en su mayoría, referencias absolutas en la cultura cibernética. La maquinaria está tan bien engrasada que puede reducirse a estadísticas: producen entre 25 y 30 vídeos al mes. Cada uno cuesta menos de 2.000 euros y se verá unas 40.000 veces. Del total, cada mes habrá cinco que se vuelvan virales y reciban una media de 700.000 visionados, generando diez veces el dinero que costó producirlo.

El actor Ashton Kutcher.
El actor Ashton Kutcher.FUNNYORDIE

“De ser una web con dos fundadores hemos pasado a tener oficinas en Los Ángeles (producción), Silicon Valley (técnicos) y Nueva York (ventas), y unas 75 personas contratadas”, describe Joe Farell, productor y uno de los jefes del departamento de creatividad. El éxito de su fórmula les ha hecho devenir en una franquicia entregada al formato de sketch de tres minutos: tienen una web para el público inglés y otras cuatro hermanas especializadas en áreas como gastronomía o videojuegos.

Crean emisiones en la cadena HBO (que ha comprado un porcentaje de la empresa, al igual que Ted Turner) y Yahoo!, colaboraciones en cine y vídeos para iPad. “En un día normal, los ocho productores y 16 creativos que estamos en la oficina estamos con el rodaje de dos o tres vídeos, montando otro para televisión, tenemos una reunión con algún famoso para discutir ideas… Es un buen sitio en el que trabajar”, dice Ferrell.

Los famosos son la clave del asunto. “Los sketches de actualidad son un parte grande del pastel y generalmente tratan de política. Pero dedicamos mucho tiempo a pensar en famosos, o escuchar a los que quiere trabajar con nosotros”, explica. FunnyorDie ha publicado vídeos que se ríen de o con Helen Mirren, Charlie Sheen, Paris Hilton, Lindsay Lohan, Jack Nicholson, Daniel Radcliffe, Jerry Seinfeld y Ryan Gosling entre incontables otros.

Muchas veces son ellos mismos los que llaman, porque o bien quieren modernizar su imagen o bien porque, y aquí radica gran parte de su éxito, les interesa la libertad de expresión.“Puedes escribir lo que quieras sin censura dentro del sentido común”, explica Sean Warhurst, escritor freelance que ha colaborado con la página. “A diferencia de otras webs profesionales, que tienen un control editorial más rígido, FunnyorDie atrae porque te permite usar tu verdadera vis cómica”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Tom C. Avendaño

Subdirector de la revista ICON. Publica en EL PAÍS desde 2010, cuando escribió, además de en el diario, en EL PAÍS SEMANAL o El Viajero, antes de formar parte del equipo fundador de ICON. Trabajó tres años en la redacción de EL PAÍS Brasil y, al volver a España, se incorporó a la sección de Cultura como responsable del área de Televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS