Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un matriarcado bajo el agua

Las llaman “las mujeres del mar” (haenyeo), y son un caso extraño en muchos sentidos: en un país tradicionalmente machista como Corea, en la isla de Jeju, al sur del país, son ellas las que desde hace más de un siglo bucean en exclusiva a por el marisco. Además, no es una profesión solo para jóvenes, sino que de las casi 5.000 buceadoras inscritas muchas superan con creces los 60 años. El tercer punto es que es un modelo de explotación sostenible.

“La tradición dice que solo debemos coger lo que necesitamos para nuestros hijos”, cuenta Song Hwan Go, de 67 años y que lleva buceando 50. Song Hwan Go luce un traje de buceo rudimentario y una especie de guantes de cocina, aunque ella aclara que tiene otro mejor para el invierno. Esta mujere amable no tiene a la vista la jubilación. “Espero seguir unos 15 años más, ya que no es un trabajo difícil”.

Las mujeres bucean hasta los ricos fondos volcánicos cerca de la costa (como máximo dos minutos de inmersión) y sin bombonas marisquean. Lo más apreciados son los erizos, pero también pueden sacar pulpos, almejas, conchas... Lo que capturan lo van dejando en una pequeña red en la superficie. Nada más sencillo.

Song enseña un pequeño pulpo que acaba de capturar. Lo servirán hervido y acompañado de salsa en unos minutos en el chiringuito de al lado por la considerable suma de 20 dólares. Cuentan los guías que hay dos factores que explican el matriarcado. El primero es que en Jeju hay poca tierra y ante la dificultad para abastecer a la familia solo con el trabajo del hombre, la mujer empezó a mariscar. Después se unió que las mujeres en Corea no eran consideradas fuerza laboral, así que no pagaban impuestos.

El resultado es que hay unas 5.000 mujeres que realizan esta tarea, según las Autoridades de la isla. Pero son muchas menos que en los 80, cuando había 15.000. A partir de los años 70, con al subida del nivel de vida de Corea y del precio del marisco, la tarea de las haenyeo dejó de ser de subsistencia. Ganaron dinero y pudieron enviar a sus hijas a la universidad. Pocas jóvenes no quieren mariscar. No quieren las dos hijas de Song, de 42 y 44 años, que estudiaron.

Tampoco siguen las dos de Kim Chunga, de 58 años y que lleva 35 buceando. “Mis hijos y mi marido me piden que lo deje. Pero yo quiero seguir. Me siento bien y estoy más sana que nunca, porque con esta actividad mueves todo el cuerpo”, cuenta junto al monte Amanecer, un cono volcánico que forma una península de la isla. Kim tiene la piel tersa y muestra una llamativa agilidad.

Para intentar atraer la atención y poder mantener la tradición, dos veces al día, un grupo de ancianas realiza los cánticos tradicionales antes de salir al mar y permite que las fotografíen. En realidad los cánticos son una reliquia, actualmente, cada mariscadora trabaja por su cuenta y sale a veces en barco sin prolegómenos. Además demuestra el cambio en la isla, de la agricultura y la pesca al turismo de resort. En un buen día de marisqueo pueden ganar el equivalente a 100 dólares, aunque hay periodos muertos por los tifones y el mal tiempo en invierno. Además, como la edad media es alta, descansan todas 12 días al mes.

El trabajo de las mujeres del mar les ha llevado a tener un papel en la sociedad mayor que en el resto de Corea, donde hasta hace solo unas décadas la mujer trabajaba en el hogar. Por eso a Jeju la llaman “la isla de las mujeres”. Para no perder la tradición, la provincia de Jeju ha creado una escuela de mariscadoras, ya que en un país en el que broncearse no es una moda, casi nadie va a la playa por gusto y por lo tanto hay muchos jóvenes que ni saben nadar.

Comentarios

¿De verdad descansan 12 días a la semana?
Ahora resulta que cuando una mujer trabaja, eso es matriarcado. Vaya. No veo por ningún sitio que se diga qué hacen los esposos mientras ellas mariscan. ¿Limpian y cocinan? ¿Se van al bar o a hacer Tai-chi? Intuyo la respuesta: Los maridos se van a trabajar, probablemente, en la pesca, que es el pilar económico de cada una de las familias. Y el trabajo de estas mujeres es un suplemento económico bienvenido. Como las mariscadoras gallegas. Pero el que pasa el día - y los meses - trabajando y jugándose la vida en el mar, es el hombre. Que me digan dónde está el matriarcado. En fin, nada nuevo bajo el sol...
Lo del matriarcado es un disparate, efectivamente. Probablemente un disparate bien recibido en este contexto de mal entendido feminismo. Y si la responsabilidad es de Rafael Méndez, Ricardo de Querol y Charo Nogueira la tienen también, aumentada.Hay que estudiar las sociedades, en toda su complejidad, y no adquirir un tan desviado sesgo que nos haga caer con entusiasmo en disparates como este... pero no es tan grave, el problema se resuelve siendo más riguroso y leyendo más, antes de difundir... salud a todos
http://nelygarcia.wordpress.com. Creo que les permiten esa actividad, por el beneficio que procura, “la institución matriarcal es otra cosa”.
@crudo: Y en casa, no hay trabajo, ¿no? Crías a los hijos, cuidas de los mayores, te ocupas de limpiar todos los días, de ordenar, de cocinar y encima eres mariscadora, pero el hombre es el que trabaja, ¿no? Menudo machista repugnante estás hecho, amigo, cómo se nota que no eres amo de casa... Estoy de acuerdo que no es un matriarcado, porque un sistema matriarcal quiere decir que las mujeres tienen poder estructural político y económico. En la isla de Jeju estas mujeres tienen independencia económica, pero el poder político y económico sigue perteneciendo a los hombres. Precisamente porque la mayoría de la humanidad, todos tan listos como tú, considera que el trabajo del hogar y de la crianza y el ciudado como no necesario y de menos valor que el trabajo del hombre. En fin, la ignorancia...
Laura, hija mía, te has topado con el más firme defensor de la importancia social de las amas de casa, así que mal empiezas. No sé dónde has leído que en casa no hay trabajo. Lo que no hay en casa son ingresos. Y eso, amiga, marca la diferencia. Eso no quiere decir que el ama de casa no esté remunerada. En toda sociedad civilizada, un ama de casa tiene el matrimonio en gananciales, esto es, le pertenecen la mitad de los bienes, y esto incluye, naturalmente, los ingresos del marido. Es decir, un ama de casa ingresa la mitad del salario de su esposo. No está mal pagado, ¿no?. Él asume todos los riesgos y ella cobra la mitad. Tampoco pasa nada, es un acuerdo tácito... Pero si el marido deja de trabajar, los ingresos familiares son cero. Ya puede lavar y limpiar en su hogar, que el ama de casa no generara ni un céntimo. Así que no te ofendas porque yo llame "trabajo" a aquel que es remunerado para no enfangar una conversación con adjetivos innecesarios, salvo para los picajosos como tú. Todo ello, por supuesto, sin quitarle ni un ápice de importancia a la labor del ama de casa, para mí una de las ocupaciones más admirables que existen y que adoptaría sin dudarlo si encontrarse una sola mujer en el mundo dispuesta a mantenerme. Titánica labor.
A mi me ha gustado mucho el artículo. Es ameno y está muy bien escrito. Respecto al uso de "matriarcado" es evidente que lo ha usado de forma literaria. El hecho de que sean las mujeres las que bucean, un trabajo que en Europa se consideraría fundamentalmente masculino, ya es de por sí verdaderamente llamativo. La edad de la buceadoras también me resulta llamativa. Un cordial saludo.
crudo:"El ama de casa no genera un céntimo", sólo le ahorra al Estado millones de euros por los cuidados que realiza hacia los menores y las personas mayores, cuidados de los que se debería hacer cargo el mal llamado Estado del Bienestar. Considerar que la división sexual del trabajo doméstico es un acuerdo tácito entre dos personas significa que debes empezar a leer ya algo sobre el sistema patriarcal que tanto defiendes, pero que se ve no comprendes muy bien. Decir que en una sociedad civilizada el ama de casa tiene el matrimonio en gananciales es, en fin, un pensamiento que a todas luces no se rige por las leyes de la lógica. Empieza a formarte ya. Descubrirás un mundo nuevo de sensaciones. Incluso hasta un día entiendes a las mujeres. Laura, compañera, me parece que en tu intento-loable, todo hay que decirlo-de hacerle ver a este hombre la realidad, lo llevas "crudo", je,je,...pero te mando un saludo.
Matriarcado me suena a la forma "moderna" del refrán machista y carpetovetónico : "La mujer honrada, la pata quebrada en casa". En España, por ejemplo, las mujeres conducen autobuses urbanos y por ello yo no digo (ni pienso) que vivamos en un matriarcado. Pese a Espe Aguirre, Cospedal et alteras, la mayoría del poder recae en varones.
Estas señoras deben de existir también en Japón, porque en la novela de MIshima "El rumor del oleaje" salen.
¡Hombre! que por hacer tareas penosas no se está en un matriarcado. Anda que las campesinas españolas no saben de tareas penosas en las que no asoma ni por casualidad un hombre, como es cosa de mujeres... En cuanto un hombre no quiere hacer un trabajo dice que es cosa de mujeres y llamarle a eso matriarcado es... no sé como decirlo... es incluso patriarcal (no sé si el autor de la noticia es hombre o mujer, da lo mismo). Por Dios bendito, según esto también hay un matriarcado de las amas de casa, tampoco por ahí los hombres asoman el hocico (los que no os tengáis que dar por aludidos, no os déis). ¿Quién hace estas noticias? ¿Quién decide que se publiquen? ¿Las envasan en origen o son solo que se han podrido en el viaje desde la agencia? Jo, ni más ni menos que a hacer un trabajo de mujeres le llama matriarcado: enfermeras, maestras, limpiadoras, secretarias, investigadoras.... O sea que donde no hay un hombre es matriarcado, ¿no? Fino análisis
A Mayte,presuponer que el estado es quien tiene la obligacion de mantener y ocuparse de los hijos es mucho (muchisimo) presuponer.
Jeju es un matriarcado, haya buceadoras o no.Entre otras cosas en esta isla los ingresos y los pagos de las familias y los negocios los controlan las mujeres, las cuentas bancarias tambien, trabajen o no. Cuando algunas empresas hacen pagos a los hombres, a veces les preguntan si tienen cuanta secreta para evitar que sus mujeres controlen todo el ingreso.Durante la invasion japonesa la resistencia y la lucha las organizaron las buceadoras.En fin, el articulo simplemente no ha dado informacion suficiente como para que los lectores entiendan por que se usa la palabra matriarcado, pero Jeju lo es, y esta muy definido.Salud !
El patriarcado es una invencion, lo que siempre ha habido es el control social de la mujer al hombre, que es el que siempre, incluso a dia de hoy, ha hecho todo lo importante para que la sociedad siga funcionando.El dia que las mujeres mantengan a los hombres mientras estos esten en casa rascandose la barriga, ese dia, viviremos en un patriarcado.