Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madonna cede ante las presiones de Marine Le Pen

La cantante cambia la cruz gamada por un símbolo de interrogación sobre la imagen de Marine Le Pen que aparecía en un vídeo durante todos sus conciertos

Ampliar foto
Madonna, durante su actuación en Niza el martes pasado.

Madonna decidió no tentar a la suerte en su último concierto europeo en Niza, Francia, que tuvo lugar el martes 21 de agosto. La reina del pop cambió la cruz gamada que aparecía sobre la cara de la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, en un clip visual que aparecía en todos sus conciertos, por un símbolo de interrogación. La política francesa la demandó el 14 de julio por esta razón.

El MDNA Tour, como se llama su novena gira mundial, ha sido polémico desde el primer concierto que ofreció la cantante en Tel Aviv, Israel, el pasado 31 de mayo. Mientras Madonna cantaba su famosa canción del álbum American life (2003), Nobody knows me, un vídeo mostraba una enorme imagen de la cara de la líder de  extrema derecha, Marine Le Pen, con una cruz esvástica por encima. Este hecho hizo que la política francesa amenazara a la cantante, aseguró que si "hacía eso en Francia, la estarían esperando".

A pesar de todo, Madonna continuó con su gira por Europa sin cambiar dicho clip. De hecho, en su concierto del 14 de julio en el Stade de France, en el barrio parisino de Saint-Denis, el vídeo apareció de nuevo y Le Pen interpuso una denuncia por injurias contra la artista. Otra demanda más para la cantante. Madonna recibió varias demandas tras sus conciertos en Rusia por apoyar y fomentar las relaciones homosexuales, según sus demandantes rusos.

La cantante enfrenta querellas millonarias por apoyar las relaciones entre homosexuales

En este concierto, que significaba el fin de su gira en el viejo continente, Madonna decidió que no quería más líos y cambió la famosa cruz sobre el rostro de la política por un símbolo de interrogación. Que cada uno interprete lo que quiera.

Aunque la reina del pop siguió generando polémica. En este último espectáculo, pidió la libertad para las cantantes del grupo ruso Pussy Riot. Las integrantes del grupo de música punk están siendo juzgadas por el delito de "vandalismo motivado por odio religioso", al irrumpir en una catedral de Moscú y pedir la dimisión del presidente ruso, Vladimir Putin. La fiscalía pide para ellas dos años de prisión.

Por su parte, los militantes del derechista Frente Nacional, que trataron de cubrir todos los carteles del concierto con fotos de su querida líder, consideran que este gesto supone una victoria para ellos.

Madonna, que acaba de cumplir 54 años, continuará con su gira hasta principios de 2013 en Australia, donde no actúa desde hace 20 años. El MDNA Tour lleva a la artista por unos 30 países por Asia, Europa, América y Oceanía con más de 80 espectáculos.

Más información