Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Respuestas de Iberia

Algunos con cierta persistencia se afanan en extender en medios de comunicación la idea de que British Airways está exprimiendo a Iberia con el objeto de liquidarla y hacerla desaparecer del mapa. Para ello utilizan argumentos simples y tendenciosos, la mayor parte de las veces falsos y de fácil comprobación. A saber, que los directivos de Iberia están a sueldo de British y cobran por liquidar nuestra compañía; que British se está comiendo las rutas y la caja de Iberia y mientras ellos crecen nosotros nos empequeñecemos; y, finalmente, la única pretensión de los ingleses es convertirnos en una pequeña compañía low cost mientras ellos se quedan con lo mollar de nuestro negocio y de nuestros activos.

Pues bien, lo que estas voces interesadas no dicen es que Iberia pierde cada día que pasa más de un millón y medio de euros (263 millones en los primeros seis meses de este año) y que con la actual estructura de costes y de ingresos, cuanto más vuela más pierde. Solo de quienes trabajamos en Iberia depende el futuro de esta empresa, hoy afectada por un entorno de atonía económica, precios altos de combustible y crisis generalizada del sector. Por tanto, si queremos sobrevivir y salvar Iberia tendremos que volver a ser rentables, y para ser rentables, tendremos que ser competitivos, y si para ello hay que repensar el tamaño de compañía, pues se hará.

Lamentablemente, los intentos de esta compañía por volver a la senda de la rentabilidad —por cierto, cuyos gestores están también presentes en los órganos de gestión y dirección de IAG y, por tanto, cobran en consecuencia a la ampliación de sus responsabilidades y por debajo de la media del sector— han sido permanentemente boicoteados por el sindicato de pilotos con huelgas abusivas e injustificadas. El resultado está a la vista: una cuenta de resultados insostenible que precisa de una cirugía rápida y profunda para que no se coma la caja que aún tenemos. De lo contrario, los días de Iberia sí que estarán contados. Y eso es lo único que no queremos la inmensa mayoría de los trabajadores de Iberia, que deseamos y trabajamos día a día por una compañía más grande y líder en los mercados en los que durante muchos años hemos sido imbatibles.— Luis Díaz Güell. Director de Comunicación de Iberia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS