Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Indescriptible

Es absurdo en una tragedia aplaudir al destino.

Hubo ovación, pero no indescriptible. Fue el balance irónico de un conferenciante algo defraudado en sus expectativas. Ahora estamos muy defraudados. Podríamos decir que vivimos inmersos en un Estado de Defraudación. El Gobierno español no está aplicando el programa electoral, sino el reverso. Con el curioso resultado de que no hace lo contrario del mal que había hecho el otro, sino que ahonda en ese camino, con la única salvedad de que antes se hacía mal el bien y ahora se hace bien el mal. O viceversa. Una cuestión de fe, que conforta a las parroquias partidarias, pero no arregla el país. La saudade de una confianza mágica que nunca llegó puede llevar a una estrategia ridícula. La de la ovación indescriptible. Vivimos ese bochorno cuando la mayoría del Congreso jaleó la intervención militar en Irak, con el cornetín de O Terror dos Azores. Los delirios de grandeza suelen conducir a lo indescriptible. También los complejos de inferioridad o de impotencia. Hemos visto la vuelta de lo indescriptible al Parlamento. La ovación a una fatalidad inexplicada. Es absurdo en una tragedia aplaudir al destino. Hay una soberanía que nadie le ha quitado a España. Luchar contra la corrupción. La corrupción no es una casualidad derivada de las vacas gordas. La gran corrupción es la causalidad principal. La promiscuidad política-financiera, la financiación ilegal de campañas, el saqueo consentido de lo público, la depredación de los servicios sociales. Este Gobierno tiene que derogar la indecente amnistía, promover el patriotismo fiscal como núcleo de la identidad y no coquetear con juegos peligrosos de Casinos sin Ley. Este Gobierno tiene el poder y el deber de acabar con el mito de los “buenos caciques”. O si no, que saque en tour al conducator Baltar con sus cien coches de lujo para aterrizar en el aeropuerto de Castellón, donde el grito de la diputada Fabra, “¡Qué se jodan!”, dará paso a la definitiva ovación indescriptible.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.