Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presidenta de Argentina presenta a ‘Cristinita’, su propia muñeca

Cristina Fernández aprovecha un discurso en el que se esperaba que hablara de inseguridad ciudadana para promocionar unos juguetes a imagen y semejanza de varios mandatarios latinoamericanos

Ampliar foto
Cristina Fernández de Kirchner presenta a su muñeca.

Fue solo un discurso de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández; uno más de las decenas que pronuncia cada mes entre aplausos de la concurrencia invitada. Pero el del martes en la Casa Rosada provocó una catarata de reacciones en las redes sociales y en pocas horas se situó entre lo más comentado en Twitter. ¿La razón? La mandataria aprovechó la ocasión para presentar unos muñecos de trapo a su imagen y semejanza que se venden en un museo de la Casa Rosada.

El motivo del discurso fue la entrega por parte de la presidenta de documentos nacionales de identidad (DNI) a varios transexuales y a hijos de matrimonios de homosexuales o igualitarios. Se encontraba entre el público el juez español Baltasar Garzón, a quien Fernández agradeció su presencia, varias abuelas de la Plaza de Mayo y, como suele ser habitual, funcionarios y altos cargos del Gobierno. Fernández alega que ella no concede entrevistas a los periodistas en Argentina porque todo lo que tiene que decir lo expresa en sus discursos. Y ayer, la presidenta volvió a imponer su agenda y manejó a su antojo los vientos del ciberespacio.

El tema era la inseguridad. Pero Fernández no lo abordó y, en cambio, promocionó la venta de varios muñecos en el palacio de gobierno

La mayor parte de los canales de televisión dedicaron el martes muchas horas a informar sobre la muerte a balazos el domingo de dos hermanos comerciantes en la localidad de Cañuelas y el disparo en la pierna a una embarazada. Otra embarazada había sido tiroteada el viernes en Ciudad Evita y perdió al bebé que esperaba. El tema era la inseguridad. Pero Fernández no lo abordó y, en cambio, promocionó la venta de varios muñecos en el palacio de gobierno. Los hay del presidente venezolano Hugo Chávez, del uruguayo José Pepe Mujica y por, supuesto, de ella misma y de su difunto marido, Néstor Kirchner, a quien Fernández se refiere como “Él”. La muñeca de Fernández se puede comprar en Internet por 11,5 euros (65 pesos).

“¡Qué día de emociones!, comenzó diciendo Fernández. “Porque recién me decía una de las compañeras que recibió su documento: ‘Antes el Estado nos llevaban presas, ahora nos dan un documento e identidad’. Y a los chiquitos no le reconocían su situación familiar, a esos mellizos, a Juan Pablo, a Tiziano, no me acuerdo el resto de los nombres, pero todos son divinos y la verdad que me gustaría mucho que estuviera Él…[Aplausos de la concurrencia invitada a la casa presidencial]…porque la Ley de Matrimonio Igualitario, la verdad que Él luchó mucho por esa Ley y estos dos decretos, que son el reconocimiento de la igualdad de género y, el otro decreto también que permite que los bebés de matrimonios igualitarios sean hijos, porque son hijos, hijos ante todo”.

Los hay del presidente venezolano Hugo Chávez, del uruguayo José Pepe Mujica y por, supuesto, de ella misma y de su difunto marido, Néstor Kirchner

Apenas llevaba un minuto hablando cuando se puso a presentar los muñecos: “Esta muñequita es una muñequita que la vendemos, la hacen las chicas y las venden. Ojo, hay Cristinitas, hay Néstor, que tienen alitas, hay de Pepe Mujica, las chicas ahí están, hay de Chávez, hay de todos y las vendemos acá, en el museo del Bicentenario. La suya, reconoció, fue motivo de una broma por parte del secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini.  “Me dijo: ‘Le falta la escoba nada más’. Me trató de bruja. (Risas). Pero de las buenas brujas”.

Después de hablar un rato sobre la identidad de género, Fernández volvió con los muñecos: “(…) Es preferible vivir un poco más desgastada que vivir como una flor o mariposa siempre sin haber logrado nada. [Aplausos] Por lo menos, el hecho de que alguien quiera ser una muñequita o él con alitas, que me parece soñada…”

A las pocas horas ya se podía encontrar en YouTube varios vídeos en los que se caricaturizaba a las muñecas de la presidenta. Y la etiqueta #ElMuñecoDe arrasaba en Twitter. Pero sobre la inseguridad ciudadana la presidenta no hizo ninguna referencia y en las redes sociales de Argentina apenas se comenta hoy nada. La muñeca desvió completamente la atención.