Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Besos en la alfombra roja para acallar rumores

John Travolta y Kelly Preston se muestran de lo más cariñosos días después de que otro hombre demandara al actor por acoso sexual

Ampliar foto
John Travolta y su mujer, Kelly Preston, en el estreno de 'Savages', el 25 de junio de 2012. AFP

¿Divorcio? Nada parece más lejano para la pareja formada por John Travolta y Kelly Preston, que la noche del lunes no podían dejar de abrazarse y besarse sobre la alfombra roja del estreno de Savages, una de las últimas producciones del inolvidable protagonista de Grease, dirigida por Oliver Stone.  La demostración de amor (y declaración de confianza) del matrimonio llega pocos días después de que otro hombre demandara al actor por intentar abusar sexualmente de él, sumándose a la lista de querellas que por el mismo tema ha recibido Travolta en los últimos meses y que han sido fuertemente negadas por sus abogados.

Esta vez es un marinero el que asegura que el actor, de 58 años, quiso propasarse con él durante un crucero en 2009. En la demanda, que presentó el 21 de junio en un tribunal federal de Los Ángeles, Fabian Zanzi, un antiguo tripulante de la compañía Royal Caribbean establece que Travolta se quitó delante de él un albornoz que llevaba puesto y lo abrazó, intentando intimar con él. Luego, según su versión, le ofreció 12.000 dólares para que no contase nada. El abogado del actor, Marty Singer, no ha tardado en pronunciarse: “Se trata de otra querella codiciosa con afirmaciones insustanciales”, ha dicho el letrado. “Es obvio que está buscando sus quince minutos de fama”.

ampliar foto
Besos y arrumacos en la alfombra roja. AFP

Mientras tanto, se ve que el abogado le ha recomendado a su cliente hacer ver como si no pasara nada. Desde luego, la performance sobre la alfombra roja del actor con su mujer, que se besaron varias veces frente a la cámara y no dejaron de abrazarse y acariciarse durante toda la sesión, no pasó desapercibida para los medios de comunicación, que llevaban meses anticipando un inminente divorcio debido a estas acusaciones.

Desde principios de este año, dos masajistas han acusado al actor de haber intentado mantener relaciones sexuales con ellos. El primero, el pasado enero, afirmaba que Travolta lo había sometido a tocamientos durante una sesión de fisioterapia en un hotel de Beverly Hills. Cuatro meses más tarde, un segundo profesional de los masajes demandó al actor, tras asegurar que le tocó los genitales e intentó mantener relaciones sexuales con él en un hotel de Atlanta. El abogado Singer puso demostrar la falsedad esta denuncia argumentando que su cliente se encontraba en otra zona del país en las fechas en que databan las alegaciones.

Sin embargo, los rumores de supuesta homosexualidad siguen persiguiendo al actor, como lo han hecho desde hace varios años. Muchos medios han asegurado que su matrimonio con Kelly Preston, con quien está casado desde 1991, es solo una tapadera e incluso afirman que la estabilidad de la pareja pende de un hilo y que están a punto de divorciarse. El estreno de la noche del lunes seguramente tapó alguna boca.