Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el país de Evita, el petróleo es cosa de hombres

La presidenta Cristina Fernández suele iniciar o concluir sus discursos dirigiéndose a todos y a todas, a los argentinos y a las argentinas. A menudo evoca la figura de Evita y comparece en público ante la imagen de la gran impulsora en el país del voto femenino. Sin embargo, esta semana Fernández hizo un flaco favor a la lucha por la igualdad de género cuando declaró que el petróleo es más bien cosa de hombres. No séqué repercusión habría tenido esa frase en caso de que lahubieran pronunciado Barack Obama o Hugo Chávez. Entre los medios argentinos pasó inadvertida. Y eso, a pesar de que para justificar el hecho de que entre los 17 consejeros recién nombrados de la nueva YPF no haya ni una sola mujer, Fernández se basó en las extremas condiciones de trabajo de algunos campos petroleros.Tampoco hubo mujeres en ese órgano durante los 14 años en que Repsol controlaba la empresa. Si bien, Repsol cuenta en España con dos mujeres entre los nueve integrantes de su consejo de direccióny otras dos entre los 15 desu consejo de administración. Pero Fernández ha desaprovechado una buena ocasión de hacer historia. O, al menos, una excelente óportunidad para guardar silencio. Veamos sus palabras, pronunciadas el pasado martes 5 de junio en un hotel de Buenos Aires ante cientos funcionarios y altos cargos del Gobierno argentino que no ahorraban energíaa la hora de aplaudir:

En el directorio hemos colocado… Oh, no hemos colocado a ninguna mujer ahora que me doy cuenta. Uyyy, Díos...Bueno, duran un año, así que mejor que se porten bienporque si no va a venir una mujer. Ahora que me doy cuenta hoy, no hay ningunamujer, son todos hombres... Pero el petróleo es más de los hombres. La verdad quehay que conocer un campo petrolero, no es ir a hacer…con todo respeto para todoel mundo, hay que ir a un campo petrolero, estar en el campo petrolero, contemperaturas…hoy en mi provincia, en el sur, en la cuenca austral, habíatemperaturas en el campo de 15 grados bajo cero y para cementar un pozo estabantirándole no sé qué cosa para que no se les congele porque si no era imposiblecementar el pozo. Entonces, es una tarea muy fuerte, es una tarea difícil y poreso son tan duros. En general son muy duros todos aquellos de tareasextractivas, mineros, petroleros, porque por la propia característica, por esotambién somos duros los del sur, por el frío y el viento. Y claro, que elhábito no hace al monje, pero que el trabajo y el lugar donde vivís te hace, notengas ninguna duda. (APLAUSOS)

De modo que Fernández empezó reconociendo que no había mujeres entre los consejeros de la mayor empresa del país; lo justificó porque las condiciones de trabajo son muy duras... Y concluyó la parrafada arrancando aplausos porque ella vive en el sur y la gente de sur son duras, "por el frío y por el viento".

Cristina Fernández al anunciar la expropiación de Repsol. / REUTERS


En Brasil, la revista Veja se hizo eco de la declaración de Fernández. "O petróleo é coisa de homens". La frase tiene su aquel si se recuerda que apenas hace cuatro meses que la presidenta Dilma Rousseff colocó al mando de Petrobras, la mayor compañía de Latinoamérica (la mayor de todas las petroleras de la región) y la octava del mundo, a la ingeniera química Graça Foster. De niña, Foster recogía cartones y latas entre las favelas de Río. A los24 años entró a trabajar como becaria en la gran petrolera.Y ahora, a los 53, dirige a 61.000 empleados, de los cuales el 84% son hombres. Foster ha declarado que prefiere promover la diversidad en el sector antes que reclamar la paridad. Pero nunca ha dicho que el petróleo, ni su gestión, ni su extracción, deba ser cosa de hombres.

Enun mundo donde ya hace lustros que triunfan mujeres astronautas, soldados, alpinistas... ¿Sigue siendo creíbleampararse en la dureza de las condiciones de trabajo para justificar el hecho de que no haya ninguna mujer en la dirección de la principal empresa del país? Sirva de respuesta esta pequeña acotación:

Siempre nos están poniendo a prueba y siempre tenemos que dar muestras y pruebas de que podemos ser mejores que los hombres. Creo que en algunas cosas estamos demostrando que, en algunas cosas, somos un poco mejores que algunos hombres.

Fueron palabras pronunciadas el 7 de marzo de 2008 por la presidenta Fernández durante la cumbre de jefes de Estado del Grupo de Río en Santo Domingo.

Comentarios

Esta señora parece que está bromeando.No quiere decir que las profesionales jóvenes y mujeres no puedan acceder a puestos dentro del ramo petrolero.Si es una memez de doña Cristina, ese comentario sobre el viento y el frío; con la edad, los conocimientos y el entrenamiento adecuados, sólo es cuestión de protegerse convenientemente de las condiciones metereológicas.De todos modos, no tiene por qué haber paridad, los/as mejores serán los que deberán ser elegidos/as.Suponemos, por descontado, que el sexo ya no tiene mucha importancia para un puesto; sino la valía.
Cristina Fernàndez ha crecido en una más sociedad machista que la de ahora, eso tambièn ha influido en su forma de pensar, tràgico que muchos padres y madres de està generaciòn sigan pensando lo mismo, por eso aplaudieron, ¿HERENCIA CULTURAL?:Si pero MALA, Si debe haber paridad sobre todo en las listas electorales porque si nos quedamos fuera de la politica no podremos defender nuestros derechos, recuerden los paises islamicos donde la mujer no pinta en la politica y en el àrea laboral y vean donde podràmos regresar.Que asì fue màs o menos la Edad Media. PORQUE HAY MÀS HOMBRES QUE MUJERES EN LOS CARGOS DIRECTIVOS PORQUE LOS HOMBRES NO USAN TANTAS HORAS DE SU TIEMPO EN LA CRIANZA DE LOS HIJOS, TIENEN MAS TIEMPO PARA ESTUDIAR , PREPARARSE, EXIJANLES A SU PAREJA -DE TENER AMBOS UN TRABAJO REMUNERADO- QUE CUMPLA TAMBIÈN CON SU DEBER DE SER PADRE. O SEA LAS MUJERES NOS DEJAMOS EXPLOTAR. SALUDOS DE UNA PERUANA DESDE EL PERU.
http://nelygarcia.wordpress.com. Creo que no se deben de buscar palabras mas, o menos, acertadas, para darse cuenta en que países las mujeres están representadas.