Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

El desapego

Si la crisis se sigue gestionando como hasta ahora el coste será alto y el desapego del pueblo difícil de remediar

De nada sirve llenarse la boca con la palabra democracia si cuando te toca gobernar no te aplicas el cuento: los deberes democráticos conciernen a todos, pero más aún a quien manda. Los ciudadanos españoles hemos entrado en una fase de descreimiento en la clase política que puede degenerar, si alguna mente sensata no lo remedia, en un escepticismo total hacia el propio sistema. Cuando el presidente del Gobierno justifica que no haya una comisión de investigación que revele qué ocurrió en Bankia, porque no es el momento de hurgar en la herida del sistema financiero español, está multiplicando la desconfianza de los españoles, está agotando nuestra paciencia y provocando desesperanza. Está visto que este Gobierno ha decidido dar cuentas a Europa, a Merkel o al Banco Central Europeo pero a los ciudadanos nos ha mandado al cuarto a dormir, como si fuéramos niños que no tuviéramos edad para escuchar ciertas conversaciones y nuestra presencia sólo sirviera para empeorar las cosas.

Nadie sabe cómo acabará todo esto, ni cuándo, pero ya no cabe duda de que si la crisis se sigue gestionando como hasta ahora el coste será alto y el desapego del pueblo difícil de remediar. En un sistema basado en la confianza, si ésta se agota porque las Instituciones no actúan con transparencia se acaba generando el anhelo de un salvapatrias populista que, al menos, se dirija al pueblo.

Por otro lado, se nos insta a la movilización, pero cómo, de qué manera. Mostramos nuestra indignación en columnas, en pancartas, en manifestaciones, pero me temo que la única salida sería que hubiera gente joven, preparada, brillante, honrada y no contaminada por las malas artes de gran parte de la clase política, dispuesta a hacer un ERE en el Congreso y a restituir la ilusión con la que este sistema nació. Porque hubo un tiempo, y no tan lejano, en que creímos en esto.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.