Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si quisiera podría cantar, no me preocupa desafinar”

Obama, estrella de ‘Rolling Stone’, por su faceta musical

Barack Obama, portada de la revista 'Rolling Stone'. Ampliar foto
Barack Obama, portada de la revista 'Rolling Stone'.

Quienes compren hoy la edición estadounidense de la revista Rolling Stone no encontrarán en su portada al último fenómeno musical ni a la enésima banda consagrada. Al frente de sus páginas se toparán con Barack Obama posando en el Despacho Oval. Su entrevista en el magazine es el colofón a una semana en la que el presidente de Estados Unidos se ha dedicado a cortejar el voto de los jóvenes, visitando universidades y acudiendo a un late show en la televisión en donde rapeó y bromeó sobre la ilegalización de la marihuana.

Pocos pueden discutir que Obama no sea una estrella mediática y política, pero encontrar ese consenso en el ámbito musical se antoja un empeño más complejo, si bien conviene recordar que en sus escasos pinitos en el mundo de la canción las críticas han sido benévolas. La primera vez que se arrancó a cantar fue durante 44 segundos en el mítico Teatro Apollo de Nueva York el pasado 12 de enero, entonces tarareó el tema Let’s stay together de Al Green, que estaba presente entre el público. “Puedo cantar”, dice Obama en la entrevista sobre ese momento. “No estaba preocupado en absoluto por desafinar”, confiesa.

El único problema de mi actuación en el Apollo es que ahora todos me piden que cante”

Barack Obama

“El único problema de mi actuación en el Apollo es que ahora, donde quiera que voy, todo el mundo me pide que cante”, explica Obama en la revista. "Estoy convencido de que cuantas menos actuaciones dé, el precio de las entradas subirá, por eso no quiero pasarme”. El presidente cumple con esta premisa ya que solo ha vuelto a cantar en otra ocasión. Fue el 22 de febrero durante la gala de homenaje al Blues en la Casa Blanca, donde interpretó el estribillo de Sweet Home Chicago. Obama también habla sobre esa actuación. “En realidad yo no quería cantar”, explica y aprovecha para recordar los 45 minutos que pasó con Mick Jagger durante los ensayos previos a esa fiesta.

En un guiño hacia George Clooney, uno de sus principales benefactores en Hollywood, Obama reconoce que le encanta Los Descendientes, porque “muestra la parte de Hawai que no es solo arcoíris y puestas de sol”. Él lo sabe bien porque pasó parte de su infancia en las islas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información