Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Yo por Obama hago todo lo que sea menos cantar"

Clooney organiza una cena para recaudar fondos para la campaña electora que cuesta 30.500 euros

Ampliar foto
Barack Obama y George Clooney.

Ciento cincuenta personas a 40.000 dólares (alrededor de 30.485 euros) el cubierto supone un total de seis millones de dólares (4,6 millones de euros). Esa es la cantidad que casi con total seguridad el actor George Clooney recaudará el próximo diez de mayo cuando se celebre en su casa de Los Ángeles una cena para recaudar fondos para la campaña electoral del presidente Barack Obama, que estos días ya pisa fuerte el acelerador para atraer dinero ante el hecho casi ya seguro de que será el multimillonario Mitt Romney quien compita con él por la Casa Blanca en noviembre. Tanto el actor como el comité Obama For America dan por hecho que se colgará el cartel de no hay entradas para la cena en breve.

El activismo político de Clooney y sus simpatías por el partido Demócrata son de sobra conocidos. Justo un día antes de que el actor y oscarizado director cinematográfico fuese detenido en Washington por participar en una manifestación frente a la embajada de Sudán en protesta por los abusos del régimen islamista en la región de Darfur, Clooney fue recibido en la Casa Blanca para hablar sobre una eventual ayuda humanitaria norteamericana que ayude en la crisis. Eso sí. Clooney ha dejado claro que está orgulloso de hacer “lo que sea por el presidente2 excepto una cosa: “Que no me pida que cante”

Dicho lo anterior, en los mentideros del espectáculo se dice y se comenta que Clooney devuelve ahora el favor a Obama por haberle sentado a pocos metros de él en la cena de Estado que la Casa Blanca dio el mes pasado en honor del primer ministro británico, David Cameron. No todos los días se tiene esa oportunidad ni no todos los días se celebran cenas de Estado y si no que se lo digan a Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, que esta semana se ha tenido que conformar con tener un frugal almuerzo con el líder del mundo libre a pesar de que su país es un peso pesado en América Latina.

Clooney es la cara conocida de esta cena pero el evento tiene otro nombre menos conocido aunque con mucho más capital económico. Jeffrey Katzenberg, director ejecutivo de Dreamworks, hará también labores de anfitrión y si no hubiera sido porque su mansión de 35 millones de dólares (26,7 millones de euros) no estará acabada a tiempo, la velada se habría desarrollado en su nuevo hogar y no en la residencia del actor.