Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicia Silverstone o cómo convertir a tu hijo en un polluelo

"Por repugnante que pueda parecer, esta práctica tiene nombre: premasticación o nutrición por beso"

Alicia Silverstone, con su hijo Bear Blu.

Pensaba que las excentricidades alimentarias de los actores de Hollywood no podían ir a más. Que habíamos tocado techo con la dieta de las papillas, consistente en comer purés 14 veces al día, o con lo de ingerir la placenta de tus hijos recién nacidos como si fueras Hannibal Lecter de posparto. Inocente de mí. Ellos siempre serán capaces de deleitarnos con nuevas marcianadas.

No sé si recordarán a Alicia Silverstone, una actriz que en los noventa hizo de Batgirl en Batman y Robin y protagonizó la infravalorada Clueless, fuera de onda. Con una carrera cinematográfica un tanto venida a menos, Silverstone ha sido más noticia en los últimos tiempos por su (ejem) activismo social y su vegetarianismo que por sus hitos artísticos. Lo último que se ha sabido de ella es que da de comer a su hijo Bear Blu al estilo polluelo. Es decir, primero mastica ella la comida y después se la pasa boca a boca al crío de 11 meses como haría cualquier mamá águila o buitre.

Esto no se lo ha inventado la prensa sensacionalista. Lo ha contado ella en su blog, The Kind Life. “Es la forma favorita de comer de Bear”, escribe. “Cruza la habitación para atacar mi boca si estoy comiendo. ¡Ahora mismo está agarrándola para coger la comida!”. Por si este relato no fuera suficiente para ponerte los pelos de punta, Alicia acompaña el texto con un vídeo en el que se ve a ambos compartiendo bolo alimenticio.

Alicia Silverstone mastica la comida y después la pasa boca a boca a su bebé

Por repugnante que pueda parecer, esta práctica tiene nombre (premasticación o nutrición por beso) y cuenta con sus defensores y detractores. Unos dicen que sube las defensas del bebé y que las enzimas de la saliva de la madre ayudan en la digestión; otros, que es la mejor manera de transmitirle toda clase de virus y bacterias.

Si quieren mi modesta opinión, no creo que Alicia pueda causar un grave daño físico a Bear Blu, a no ser que sea corta y le dé de comer estando resfriada o con el sida recién contraído. Otro asunto es que ignores la existencia de un instrumento inventado hace cien años llamado batidora, y que te parezca mentalmente sano que tu hijo se abalance sobre tu pico cada vez que te ve comiendo como si fuera una cría de gavilán. Para mí, lo de Silverstone se enmarca dentro de esa tendencia neohippy de vuelta a lo natural que empuja a algunas madres a hacer cosas extrañísimas con sus criaturas. ¿O acaso es normal comportarte como si pertenecieras a una tribu primitiva de Laos cuando en realidad eres una pija de California?