Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Ensañarse con un asno

En febrero, todos los años, en Villanueva de la Vera (Cáceres), se celebra el festival de Peropalo. El martes de Carnaval un asno es utilizado en un ritual conocido como “Corrida de Elecciones”. En este primitivo y salvaje ritual el animal es sacudido, zarandeado y golpeado por una multitud enloquecida y borracha por las calles del pueblo durante más de una hora. Ante tanta multitud, el animal medio asfixiado, cae continuamente al suelo sin poder levantarse. Muchos piensan que ha muerto, otros le muerden las orejas para que siga caminando, ni aún medio muerto se apiadan de él, la multitud quiere que se levante para poder seguir torturándolo. Los asnos de naturaleza asustadiza han sufrido durante miles de años la crueldad de las comunidades arcaicas y brutales y en esta comunidad se sigue ocasionando sufrimiento y terror a este bello animal que tanto ha trabajado para el hombre. La Ley de Protección de los Animales en la Comunidad autónoma de Extremadura prohíbe expresamente este tipo de prácticas pero el gobierno de la Junta de Extremadura hace oídos sordos a la ley. El presidente José Antonio Monago tiene la obligación de impulsar las medidas necesarias para evitar que se ejecute este ritual y hacer cumplir la ley de protección animal. A que está esperando.— Mª Pilar García Maza.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.