Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Relevo en la secretaría general

Este fin de semana, el PSOE ha vuelto a demostrar que está activo, fuerte y sale más unido que nunca de su 38º congreso. El PSOE ha decidido su liderazgo de cara a los próximos años y lo ha hecho de la manera más abierta y participativa que tiene un partido político en España, a través del proceso de democracia interna de su congreso federal. El PSOE ha vuelto a reafirmar que lo que propone para España de transparencia, modernidad, respeto, fortaleza y convicción, lo practica internamente y los resultados son que este partido sale más fuerte y unido de sus procesos congresuales.

Alfredo Pérez Rubalcaba, ha demostrado que este partido es capaz de recuperarse en tiempo récord de las derrotas electorales, demostrando la capacidad de escuchar a los ciudadanos y volver a poner el rumbo en el papel que la ciudadanía nos ha dado, una oposición útil y responsable. Sin duda alguna, el PSOE demuestra que su razón es el interés general y el servicio a la ciudadanía, que le demandaba unidad y fortaleza, y una vez más su 38º congreso ha escuchado, haciendo que saliera de él, una dirección fuerte y unida, que encabezara los próximos años Alfredo Pérez Rubalcaba. Enhorabuena por demostrar que ante los reveses electorales este partido sigue representando la mayoría social progresista de España y que será referente para la mayoría social progresista de Europa.— Raúl Santiago García López. Santander.


Son muchas las lecturas que se pueden hacer sobre el desarrollo y resultado de 38º Congreso del PSOE en Sevilla. A la tradicional sensación de falta de organización y desbarajuste para la concreción y remate de las ponencias a presentar por las diversas comisiones, se une el sentimiento de rotundo fracaso que este Congreso ha supuesto para una gran mayoría. Y digo fracaso porque lo que este congreso pretendía, que era poner al frente del partido a una persona con ideas claras de renovación pero al mismo tiempo con conocimiento y empuje para en el corto plazo volver a gobernar, ninguno de los dos candidatos lo ha conseguido.

 Uno, Rubalcaba, porque a pesar de su gran experiencia y afán de entrega, representa una época pasada y posee un futuro limitado y no ha arrancado una gran mayoría para poder sentirse suficientemente apoyado. La otra, Carmen Chacón, porque a pesar de su agresividad y denodado esfuerzo por transmitir esperanza y la necesidad del relevo generacional, ha presentado un proyecto mitinero, sin fondo y sin gancho, teniendo en cuenta que una de las grandes necesidades del partido es su rejuvenecimiento, para así conectar mejor con las nuevas generaciones y alargar las perspectivas de futuro.— Francisco Cotro Abad. Vélez Blanco, Almería.


Sencillamente magnífica la fotografía —de Julio Muñoz, de la agencia Efe— en portada de EL PAÍS del sábado: Rubalcaba caminando hacia la izquierda, de espaldas a Chacón, que mira para otro lado contemplando no se sabe qué. En primer término, un enorme Zapatero, borroso y con amplia sonrisa de circunstancias.— William Lyon. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.