Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El misterio resuelto de la estrella de Llorente

El futbolista, que no lució la insignia que ganó en el Mundial de Sudáfrica en un partido contra Lituania, desvela ahora que la donó para una campaña solidaria infantil en India

Lucir una estrella sobre el escudo de la camiseta de la selección nacional es motivo de orgullo. Es el símbolo de haber ganado un Mundial de Fútbol, lo máximo -junto a, quizá, unos Juegos Olímpicos- a lo que puede aspirar el equipo de un país. Y los jugadores de la Selección Española de Fútbol se enorgullecen de llevarla desde julio de 2010, cuando ganaron el Mundial de Sudáfrica. Aunque no todos ellos la lucen.

El pasado marzo, en el partido que la Selección disputó en Lituania contra el equipo de aquel país, Fernando Llorente saltó al terreno de juego sin su insignia en la camiseta. Los aficionados lo notaron, y los medios de comunicación no tardaron en señalarlo. Ahora, casi nueve meses después, la estrella del Athletic de Bilbao ha contado el misterio de aquella estrella perdida: se la regaló a Aarti, una niña de seis años que vive en uno de los barrios de chabolas más grandes de Delhi (India).

El hecho de donar la estrella es parte de la campaña solidaria Dona tu estrella, para la que Llorente ha colaborado con la ONG Save the Children. Así, el jugador viajó a India para regalar su estrella a la pequeña, la más pequeña cuarta de sus hermanos (todos varones). Viven en una casa de apenas cuatro metros cuadrados, y gracias a la acción de la organización, y al gesto de Llorente, su nuevo rostro, podrá tener acceso a educación y atención sanitaria.

El jugador ha recordado hoy, cuando se ha presentado la campaña de cara a la Navidad, su viaje al país asiático: "Me impactó mucho visitar los slums y conocer las historias de sus habitantes. Aún permanecen en mi retina algunas imágenes y experiencias que viví en Delhi y que, seguro, serán difíciles de olvidar". Además, ha recordado la importancia de la educación y la sanidad en estas infraviviendas. "En los slums he podido recorrer hogar tras hogar, hablar con las familias y conocer de cerca su situación, muy especialmente la de los más pequeños. Me he dado cuenta de que toda la ayuda es poca. La asistencia sanitaria es la estrella que estos niños necesitan para sobrevivir".