Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FBI detiene a un hombre relacionado con el robo de fotos a Scarlett Johansson

El detenido en la 'Operación Hackerazzi' espió a más de 50 personas, entre ellas varias cantantes y actrices, y podría ser castigado con hasta 121 años de prisión

El FBI ha detenido a un hombre Christopher Chaney, de 35 años, residente en Jacksonville al que acusa de delitos como acceder a ordenadores ajenos sin permiso, espionaje y suplantación de identidad. Chaney se hizo pasar por otras personas en la Red para obtener así información privada y fotografías íntimas de las actrices Scarlett Johansson, Christina Aguilera y Mila Kunis.

El FBI ha informado además, en rueda de prensa, que en total son 50 las víctimas de esta trama. Los investigadores creen Chaney se infiltró en los ordenadores de las actrices y cantantes y accedió a su directorio de contactos para conseguir más víctimas. En total, los cargos de los que se le acusa al detenido podrían castigarse hasta con 121 años de prisión.

La investigación del FBI ha recibido el nombre de hackerazzi, una combinación de las palabras hacker (espía informático) y paparazi, lo que indica que uno de los focos de la investigación se ha centrado sobre el posible papel de ciertas revistas y páginas web de prensa del corazón en la trama. Fue Johansson quien pidió al FBI que investigara el caso, después de encontrar fotos suyas privadas, en las que posaba desnuda, en varias páginas web.

Otras actrices como Vanessa Hudgens también han visto cómo sus fotos afloraban en foros de Internet los pasados meses. Pero solo Johansson se pronunció sobre el asunto, a través de su representante, Marty Singer, quien amenazó con demandar a las páginas que publicaran las fotos de su clienta: "Las fotografías son muy personales y privadas, se trata de un autorretrato de mi cliente en su propia casa en estado de desnudez".

Johansson vio al menos cómo dos fotos circulaban por Internet: una en la que aparece envuelta en una toalla y muestra su trasero reflejado en un espejo, y otra en la que se ven sus pechos. También apareció una supuesta tercera foto de la actriz, tomada en la cama, en la que lee con la ropa interior al aire, aunque luego se descubrió que la protagonista no era ella.

El portal web TMZ , citando fuentes de la investigación, reveló ayer que el detenido actuó en solitario, y que no llegó a pedir dinero por las fotos. Simplemente logró entrar en los correos de las artistas, a través de sus teléfonos, y se limitó a distribuir las fotos más explícitas. El FBI le había seguido durante meses, hasta que la fiscalía decidió detenerle esta semana