Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los disturbios por el derribo de Kukutza se trasladan al Ayuntamiento de Bilbao

Se elevan a 28 los detenidos en los incidentes por el derribo del 'gaztetxe'

La Ertzaintza ha dispersado esta noche una protesta de alrededor de 300 personas que se han dirigido al Ayuntamiento de Bilbao y que han lanzado piedras contra el edificio y contra patrullas de la Policía autónoma. Sobre las once de la noche los disturbios se extendían por el centro de Bilbao y cercanías de su Ayuntamiento, según han informado fuentes del departamento vasco de Interior, eran numerosos los puntos de la capital vizcaína donde se producían altercados, con contenedores y algún coche ardiendo.

Los incidentes han comenzado tras el inicio del derribo del gaztetxe (local juvenil) Kukutza, que seguía alrededor de la medianoche, y, aunque inicialmente se han producido en las inmediaciones del inmueble, posteriormente se han ido trasladando a otros puntos de la ciudad. Ante la dispersión de los mismos, el Ayuntamiento ha optado por la interrupción del servicio de todas las líneas de Bilbobús durante la noche.

Un total de 25 personas han sido detenidas hasta las 20.15 en las inmediaciones de Kukutza, en el barrio de Rekalde, acusados de un presunto delito de desórdenes públicos. Otras tres han sido arrestadas en el centro de la capital vizcaína por idéntico motivo. Los disturbios afectan a esta hora a zonas como el Casco Viejo o la Plaza Zabalburu.

Las protestas se han iniciado sobre las cinco de la tarde al intentar los alborotadores evitar la llegada de la maquinaria precisa para la demolición del edificio, posible después de que esta mañana la juez decidiera levantar la orden de paralización del derribo de Kukutza.

Pasadas las seis de la tarde, sin embargo, ha comenzado la demolición. Ante la atenta y continua vigilancia de la Ertzaintza, una gran excavadora continúa las labores de demolición del local, en el que ya han derruido una esquina de las fachadas exteriores, mientras dos operarios vierten agua para aminorar la polvareda.